CAFÉ POLÍTICO

 

SOBRE EL PAPEL DE MÉXICO EN LA ESTABILIZACIÓN DE LOS PRECIOS

DEL PETRÓLEO

Dada la importancia que juega México en el entorno internacional en la producción de petróleo y dado que Estados Unidos nos apoyó ante la OPEP para que México no fuera dejado fuera de las negociaciones –con el consiguiente riesgo de que nuestro país fuera relegado en la comercialización de este producto–, le hicimos una entrevista al acreditado analista político y financiero Dr. Teodoro Núñez González, a fin de que nos diera un panorama más amplio sobre este tema de impacto que está todavía en boca de todos. Empecemos.

 

Dr. Núñez ¿Por qué la OPEP pidió a los países exportadores de petróleo la reducción de su producción?

Respuesta: Las semanas recientes se han caracterizado en el mercado de los energéticos por las constantes fluctuaciones de los precios del petróleo, producto de la guerra en los niveles de producción sostenida entre Arabia Saudita y Rusia en los que, en un mundo convulsionado por la crisis de salud provocada por la pandemia del Coronavirus, provocó la parálisis económica en el ámbito internacional y un alto temporal de la “fábrica del mundo” del gigante asiático, China. Esta situación impactó negativamente la demanda por combustibles a nivel mundial que hasta hace unos días, era de aproximadamente 100 millones de barriles diarios, reduciéndose drásticamente hasta en un 30%. Esta caída en el consumo, se agravó con la saturación del mercado provocada por Arabia Saudita y Rusia, que al cancelar las obligaciones del acuerdo para limitar su producción, publicitaron su decisión de incrementar su producción diaria en 2 millones de barriles. Ante tal escenario, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), para frenar la estrepitosa caída de precios, como primer objetivo atendió el cese de hostilidades comerciales entre los dos contendientes, que arrastraban a países productores no miembros, a una agudización de la crisis económica.    

 

¿Se irá bajando gradualmente la producción del crudo?

R: El objetivo siguiente, se fijó en mantener limitado el suministro petrolero durante los próximos 2 años, llevando a cabo la colosal tarea de concertar la reducción paulatina de niveles de producción de los países integrantes de la OPEP Plus, por lo que se debían fijar niveles de reducción tanto de la oferta global, como el de producción de los países participantes. La reducción de la oferta petrolera global para los meses de mayo y junio de 2020, se fijó en la reducción de la producción actual de 43.8 millones de barriles de petróleo por día, a 33.8 millones de barriles; para los meses de julio a diciembre de 2020, la producción se reduciría en 8 millones de barriles por día, y para los meses de enero a abril de 2021, la producción se reduciría en 6 millones de barriles diarios. Estas variantes constituyeron los apartados principales de la agenda que se ventiló el jueves pasado en la conferencia virtual sostenida con los países participantes de la OPEP Plus en la que México intervino a través de la Secretaria de Energía como su representante.

 

¿Qué papel jugó la secretaria de Energía, Rocío Nahle en las negociaciones?

R: En la conferencia se manifestó que Rusia y Arabia Saudita tendrían los mayores recortes de su producción, del orden de 2.5 millones de barriles por día; y los recortes solicitados al resto de países participantes fue del 23%.  Existieron desacuerdos entre algunos países como Kazajistán, Brunéi y México. Los primeros finalmente aceptaron, México con una meta fijada para la reducción de su producción en 400 mil barriles por día, no aceptó; manifestó que su aportación sería la reducción del 5% aproximadamente, es decir, de 100 mil barriles de petróleo por día, para quedar de una producción de 1.78 a 1.68 millones de barriles diarios. La Secretaria de Energía, Rocío Nahle, argumentó que México no debía bajar su producción, ya que el país estaba buscando incrementar su producción de petróleo y acelerar la refinación del mismo, poniendo de manifiesto la limitada delegación de facultades y reducida capacidad de negociación. Ante su impedimento para asumir la magnitud del compromiso, tras casi once horas de reunión, abandonó la mesa de negociaciones sin la mínima consideración protocolaria de semejante foro mundial.

 

¿A qué acuerdo llegaron México y los Estados Unidos?

R: El gobierno de México, buscó en el de los Estados Unidos, apoyo que se declaró en la conferencia matutina del fin de semana pasado, en el que el presidente de México declaró que, “Se llegó a un acuerdo de llegar a una disminución de 100 mil barriles; Estados Unidos se compromete a reducir adicionalmente, a lo que iba a entregar, 250 mil barriles más; dice el Presidente Trump por México, para compensar…”. Lo anterior se confirma con la declaración del Presidente Trump, en la que señaló: “Las naciones de la OPEP han acordado a un límite diferente de 23 %. Y entonces lo que yo pensé que haría es que EU ayudará a México… Tenemos una gran relación… Ellos nos están ayudando mucho en la frontera. Tienen a 27 mil soldados mexicanos en la frontera y detienen a quienes quieren entrar a nuestro país…”, por lo que adicionalmente puso en claro que México reembolsaría a Estados Unidos en una fecha posterior; claro, reduciría su producción a precios bajos para recuperar su aportación a precios estabilizados cuando nuestro país tuviera oportunidad.

 

¿Qué reducción tuvieron los países del G20?

R: La OPEP también buscó reducciones del orden de 5 millones de barriles de petróleo por día, de parte de los productores en el grupo del G20. Sin embargo, los ministros de energía de dicho grupo, no mencionaron ninguna restricción en su comunicado después de su reunión el viernes pasado. Solo se informó que tomarían medidas para garantizar la estabilidad de precios, aunque trascendió que países no OPEP como Noruega, Brasil y EU, confirmaron su disposición a reducir la producción. El tiempo era vital, no se podías esperar, la OPEP debía tomar una decisión pese a la negativa de México de reducir su producción; se discutió desde eliminar a México del grupo de países petroleros, hasta considerar las reducciones de la producción de los EU como mexicanas, opción que fue aceptada, y el domingo previo a la apertura de los mercados del lunes 13 de abril se publicitó el acuerdo de recortar la producción en 9.7 millones de barriles por día.

 

Por último Doctor ¿Qué obtiene México con todo ésta galimatías de la reducción de solo 100 mil barriles de petróleo?

R: ¿Triunfo de las negociaciones del gobierno de México ante la negativa de contribuir a la estabilización de los precios mundiales del petróleo y no reducir su producción a fin de continuar con el proyecto de construcción de la Refinería de Dos Bocas y la rehabilitación de 6 refinerías más? El tiempo lo dirá, el costo social y económico tendrán su precio por privilegiar programas de gobierno que pretenden por encima de la contingencia sanitaria; no aplicar medidas económicas contra cíclicas. Por la resistencia a utilizar instrumentos disponibles de política económica y fiscal para estimular la reactivación de los sectores productivos y al mercado nacional, rescatar fuentes de trabajo, sobre todo de los factores productivos más vulnerables como las micro y pequeñas empresas, que aportan casi 8 de cada 10 empleos al país, así como el 52% del PIB. La estrategia es entonces, canalizar recursos adicionales a Pemex para la refinación y obtención de combustibles, actividad no rentable en ninguna planta en el mundo en las actuales circunstancias; continuar con los megaproyectos del Tren Maya y el Aeropuerto de Santa Lucía, son razones por las que se gestan acciones de algunos gobiernos estatales, asociaciones empresariales y sectores de la sociedad civil, para sumarse por el país a la contención de la recesión económica que se avecina.