Médicos del IMSS salvan la vida a niña de diez años en Torreón

0
44

Realizan corrección de dos malformaciones cardiacas

Torreón.- Médicos del Hospital de Especialidades No. 71 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Torreón, Coahuila, corrigieron un estrechamiento de la aorta (coartación) y una persistencia en la arteria cardiaca que no cerró al momento de nacer, malformaciones congénitas que ponían en peligro la vida de Rosario, una niña de diez años originaria de Zacatecas.

El especialista en cardiología pediátrica, Roberto de Jesús Alvarenga, explicó que la niña nació con Síndrome de Turner, enfermedad que se caracteriza por diversas alteraciones, una de ellas y quizá la más grave es el estrechamiento casi del 100 por ciento de la vena aorta, que es la más importante del cuerpo, por ser el principal conducto a través del cual transita la sangre oxigenada del corazón hacia el cuerpo.

El caso de Rosario es excepcional, porque además de esta malformación tenía una persistencia del conducto arterioso que no había sido detectada y fue posible visualizar gracias al sofisticado equipamiento con que cuenta el área de hemodinamia de la UMAE No. 71, así como al altísimo grado de preparación y experiencia de los cirujanos intervencionistas.

De Jesús Alvarenga detalló que una coartación ocurre en el seis por ciento de todas las cardiopatías congénitas, en tanto que la persistencia del conducto arterioso es la más frecuente en niños; ocurre cuando un conducto indebidamente permanece abierto y en este caso, tenía la función de mantener con vida a la niña.

El especialista señaló que Rosario arribó a la UMAE No. 71 con hipertensión arterial (secundaria a su problema de circulación) y con un crecimiento limitado debido a que la mitad de su cuerpo no recibía el flujo de sangre necesario porque la vena principal de su cuerpo estaba prácticamente cerrada en una de sus partes.

Como método de diagnóstico, los médicos realizaron una tomografía y un ecocardiograma de corazón en tercera dimensión; al hacer el análisis de los estudios, detectaron el estrechamiento y plantearon un cateterismo como alternativa de solución no invasiva.

Fue hasta que entraron al corazón cuando encontraron la persistencia del conducto arterioso; este hallazgo incrementó el grado de dificultad y lo que en principio se resolvería con un tubo denominado “stent”, requirió la colocación de un dispositivo especial y de una serie de maniobras que no se tenían consideradas.

Gracias a este procedimiento, que duró tres horas, se evitó una cirugía de corazón abierto y en 24 horas la niña egresó del hospital.

A decir del médico la persistencia del conducto permitió que la niña viviera con el estrechamiento de la vena aorta, sin embargo, la estaba enfermando del pulmón y de no haber atendido las dos malformaciones en un mismo acto quirúrgico podría haber desarrollado hipertensión pulmonar cuyos daños son irreversibles.

Si bien el sofisticado equipo de cateterismo genera imágenes a través de las cuales es posible detectar cosas que la tomografía no muestra, lo esencial es el conocimiento de los médicos, quienes realizan la correcta correlación de todos los estudios con gran éxito en este tipo de cirugías.

Alberto Bazzoni Ruiz, jefe del servicio de hemodinamia, destacó que en el Hospital de Especialidades No. 71 no hay diferimiento para cateterismo ya que las urgencias ingresan de inmediato y los pacientes programados se operan a más tardar en una semana.

ESTAMOS AGRADECIDOS CON EL IMSS

Claudia Sandate y Sebastián Moya, mamá y papá de Rosario, destacaron que en el IMSS han encontrado trato cálido, humano y solidario por parte de todo el personal.

Dijeron estar agradecidos con el médico que los atendió y con todo el equipo de cirujanos y enfermeras que participaron en la recuperación de Rosario.

Narraron que su hija constantemente se enfermaba de los bronquios y no hacía las actividades de una niña normal. En una de las tantas atenciones en su unidad de adscripción, en Caleras, Zacatecas, los derivaron al servicio de pediatría de Fresnillo donde realizaron diversos estudios y los canalizaron a la UMAE de Torreón, donde gracias a la cirugía, prácticamente su hija volvió a nacer. (EL HERALDO)