PAPELERÍA EN TRÁMITE

0
12

¿En qué momento llegamos a esta situación? ¿Dónde quedaron esos treinta millones de votos con que ganó la Presidencia de la República? La mayoría de ellos se arrepiente, pero hoy el descontento es abrumador con una pandemia encima, ante una recesión económica a la vuelta de la esquina y ante otro enemigo silencioso: el sarampión. Recuerde también lo que hicieron los diputados de MORENA y López Obrador ante una cámara semivacía, los servidores de la nación, digo los diputados electos por la ola de la 4T, en lo oscurito aprobaron una reelección de legisladores. Lo que fue aprobado avala hasta por cuatro periodos para diputados y dos para senadores. Imagínese tener por cuatro periodos a un parásito como Diego del Bosque, que no ha logrado nada por el estado, solo por el hambre de la venganza que tiene contra el PRI. Ya ve cómo abandonó a los carboneros y a la Región Centro. No sólo ese vividor aparece en las filas del partido de moda, también desfila un tal Borrego, una Miroslava Sánchez Galván, entre otros quienes no vale la pena mencionarlos. Ellos ganaron por el efecto de la ilusa democracia que arrastró López consigo, si no, nunca hubieran llegado a donde están. Ya lo decían los griegos: “La democracia se inventó para que los hijos bastardos del Emperador tuvieran un trabajo”. En medio de una crisis de salud y económica, sacaron el cobre y demostraron que son peores que a quienes criticaban, votaron por auto reelegirse sin dejar el cargo. Esta agandallada da paso a lo que López Obrador tanto añora: ser presidente por la eternidad como Mumm-Ra el Inmortal.

El Gobierno Federal ha tardado en reaccionar ante esta crisis, los tres gobernadores de la Región Noreste: Miguel Riquelme de Coahuila, Jaime Rodríguez de Nuevo León y Francisco García Cabeza de Vaca de Tamaulipas, tomaron las riendas y crearon un fondo emergente ante la contingencia. Entre los tres ediles, decidieron prestarse servicios médicos, homologar horarios, al igual que los cierres de bares, discotecas y cantinas. Además de cerrar las Fronteras al paso de migrantes y detener la llegada de vuelos a estos tres estados. Tan sólo estas tres regiones inyectan el 30% del producto interno bruto al país. Tres gobernadores que pertenecen a dos partidos diferentes y uno independiente, tres ideas que han logrado unir diferencias y mantenerse fuertes en situaciones difíciles como las que vivimos hoy en día. El año que entra, todo el país y este año en Coahuila tenemos la mejor oportunidad de regresar a MORENA y al Joker de Macuspana a la cloaca de las locuras y conspiraciones de donde nunca debieron salir. Tenemos la oportunidad en las urnas, de regresarlos a los últimos lugares o hasta la desafiliación. No pudieron con el cargo, tenemos la mejor forma de acabar con este virus y vacunarlos el próximo 7 de junio en Coahuila y el 6 de junio del 2021 a nivel de federal. No lo olvide, el presidente, diputado y senadores no hicieron nada por la salud pública, el empleo o por detener esta crisis de llevar al dólar a 25 pesos. Esos culpables, son los esbirros de MORENA.

No quiero terminar esta columna sin rescatar las palabras de Juan Villoro que le servirán de mucho en esta cuarentena: “una de las mejores maneras para superar el encierro consiste en leer. Los presos, los enfermos y los náufragos han aprendido esta lección. El horizonte son nuestras paredes. De algún modo, todos somos Ulises, representantes de una especie que perdió el rumbo, pero descubrió así su principal hazaña: volver a casa”. Le recomiendo, haga caso quédese en casa y abra un libro. Acuérdese, leer evita la creencia de que con unos amuletos se nos va a alejar el Coronavirus.