Estados Unidos redobla medidas contra COVID-19 y suma más de 1.600 casos

Nueva York.- Un número cada vez mayor de ciudades y entidades administrativas en Estados Unidos aumentaron este jueves las medidas para contener la propagación de la COVID-19, horas después del discurso a la nación, el miércoles en la noche, del presidente del país, Donald Trump.

Los casos de la enfermedad en el país llegaron el jueves a 1.663, con al menos 40 muertes, según el Centro para Ciencia e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins.

El estado de Nueva York estableció una “zona de contención” en uno de los focos de la enfermedad en New Rochelle (condado de Westchester), donde la Guardia Nacional se desplegó para limpiar las superficies y repartir comida a la gente en cuarentena.

En esa área, de en torno a 1,6 kilómetros de diámetro, se cerrarán las escuelas, los lugares de culto y otros grandes centros de reunión durante dos semanas.

Justo a las afueras de la ciudad de Nueva York, New Rochelle está en el centro del brote de COVID-19 con 148 casos confirmados, lo que supone más del 45 por ciento del total en el estado.

El alcalde neoyorquino, Bill de Blasio, declaró, también el jueves, el estado de emergencia debido a un previsible brote y predijo que la próxima semana podrían salir a la luz más de 1.000 casos, desde los 95 confirmados hasta ahora, 22 de ellos hospitalizados y el resto en aislamiento en sus casas.

Todos los espectáculos de Broadway quedaron cancelados, al anunciar el gobernador del estado, Andrew Cuomo, que el estado prohibiría todas las concentraciones de 500 o más personas a partir del viernes a las cinco de la tarde.

 (Xinhua/Wang Ying) (ah) (vf)

La capital, Washington, y los estados vecinos de Virginia y Maryland declararon también el estado de emergencia y lugares como la Casa Blanca o el Capitolio restringirán las visitas hasta el 4 de abril.

En California, la compañía Princess Cruises, anunció que suspenderá las operaciones mundiales de sus 18 cruceros durante dos meses debido a la pandemia.

La empresa, que opera dos barcos golpeados por el coronavirus, el Grand Princess y el Diamond Princess, da servicio al día a más de 50.000 huéspedes de 70 países.  (XINHUA)