Se debe adoptar un enfoque humano en la gestión de migrantes en la frontera turco-griega

0
6
 (Xinhua/Xu Suhui) (ra) (rtg)

 Ginebra.- Tras una nueva serie de enfrentamientos entre migrantes y la policía en la frontera entre Turquía y Grecia, la Organización Internacional para las Migraciones instó a todos los Estados a actuar con moderación y adoptar un enfoque “ecuánime y humano”, ante los movimientos poblacionales en los cruces fronterizos entre la Unión Europea y el país otomano.

Según fuentes periodísticas las confrontaciones causaron este miércoles la muerte de una persona, por lo menos.

Durante los últimos cinco días, los equipos de la OIM y sus socios han asistido a más de 2000 migrantes, distribuido artículos de primera necesidad y ofrecido servicios de interpretación en colaboración con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Media Luna Roja turca, entre otros grupos.

Las primeras evaluaciones destacan la vulnerabilidad de muchos de esos migrantes, que poseen diversas nacionalidades, y la elevada proporción de mujeres, niños y familias. Los migrantes varados en la frontera terrestre entre Turquía y la Unión Europea y cerca del Mar Egeo carecen de alimentos, agua y otros bienes básicos y muchos duermen al aire libre en condiciones invernales adversas.

Apoyo a los Gobiernos

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) se mostró dispuesta a apoyar a todos los Gobiernos interesados en cualquier medida que contribuya a lograr una gestión eficaz de la migración, que reduzca las vulnerabilidades y asegure satisfacer las necesidades inmediatas de los migrantes.

Del mismo modo, es consciente de que algunos países, entre ellos Turquía y Grecia, se ven sometidos a una gran presión debido a la migración y los desplazamientos irregulares y reconoce que es necesario redoblar los esfuerzos a la hora de compartir las responsabilidades relacionadas con la ayuda de emergencia y con las soluciones a largo plazo para los migrantes y refugiados.

Al mismo tiempo, precisa que deben respetarse las obligaciones jurídicas internacionales, especialmente con las personas que requieran protección internacional.

La OIM también exhortó a la comunidad internacional a mantener su apoyo a Grecia que, en representación de la Unión Europea, ha sufrido una presión considerable en los últimos años; y a Turquía, que acoge a millones de refugiados que buscan protección desde hace mucho tiempo tras huir del conflicto en Siria.

Recordó que la situación en la provincia siria de Idlib ha alcanzado niveles catastróficos y que el número de nuevos desplazados internos se acerca al millón, creando enormes necesidades humanitarias para la población civil en general.

A la vez, instó una vez más a todas las partes relacionadas con el conflicto en Siria a respetar el derecho internacional humanitario, proteger a la población civil y permitir que se preste ayuda humanitaria a la población. (ONU NOTICIAS)