EN EL TINTERO

Sororidad en #UnDíaSinNosotras

Muy pocos, incluyendo a las propias mujeres, han entendido el verdadero objetivo de la campaña #UndíaSinNosotras. Hay quienes dicen que se trata de un asunto político, mientras que otros aseguran que es un pretexto para tomarse el día libre; incluso, hay quienes aseguran que con eso no se gana nada y nos llaman irresponsables por dejar de hacer y cumplir nuestras obligaciones.

El tema de la violencia de género es tan complejo que, efectivamente, no se resuelve en un día y tal vez para algunos no abone en nada una marcha o una campaña de este tipo, pero ¿Cada una de nosotras se ha puesto a pensar qué ocurriría si el día de mañana no estuviera?

El ejercicio es muy sencillo ¿Qué pasa si tú mamá no llegas por tu hijo a la escuela? ¿Qué pasa si tu hija no llega a casa? ¿Qué pasa si un día te informan que está muerta?

Los gobiernos han reconocido que la mayoría de las plantillas laborales en los tres Poderes del Estado están integradas en su mayoría mujeres, y la actividad económica del país está ampliamente fortalecida por el género femenino, pero ¿se están respetando sus derechos? ¿Qué están haciendo los diputados, los procuradores de justicia y los gobiernos para acabar con la violencia de género? ¿Qué hacen para evitar los feminicidios?

Hace dos años, Mara una estudiante de Puebla subió a un Cabify, y jamás llegó a su casa, apareció muerta. Hace unas semanas, la pequeña Fátima salió de su escuela de la mano de una desconocida y a los pocos días encontraron su cuerpo. Ingrid Escamilla fue desmembrada por su esposo.

Aquí en Coahuila, en 2019 la alcaldesa de Juárez Gaby Kabel no regresó a casa, su asesino y un cómplice, la quemaron y la enterraron en un predio; en 2020, Violeta fue asesinada a machetazos en Cuatro Ciénegas, mientras que María del Rosario falleció a batazos propinados por su pareja en Monclova.

Éstos son sólo algunos de los casos que terminaron en feminicidio, pero muchos otros están latentes y tienen a miles de mujeres como potenciales victimas.

De acuerdo a la coordinadora de Igualdad de Género de la Universidad Autónoma de Coahuila, Magdalena Jaime Cepeda, al menos el 20 por ciento de la violencia hacia una mujer la comete otra mujer, eso nos indica que no hay empatía intragénero que no somos sororas, es decir, que no nos brindamos apoyo unas a otras.

De acuerdo a especialistas para que una mujer salga de un círculo de violencia se requieren al menos dos años y eso cuando están respaldadas de una red de apoyo que la gran mayoría no tiene.

Una mujer violentada va a recaer y regresar con su agresor no una, sino dos o tres veces, porque hay una dependencia de muchos tipos, miedo y vergüenza, porque no sólo la sociedad sino la familia las juzgan y las critican, por eso prefieren mantenerse calladas.

Hoy es momento de alzar la voz por las mujeres que han muerto y cuyos casos permanecen en la impunidad, por quienes no se atreven o no pueden hablar, por quienes no han logrado salir de la violencia.

Si tú vives en un entorno en donde este problema no existe, eres privilegiada, pero tal vez eres el conducto para que aquella mujer que junto con sus hijos enfrenta una vida rodeada de violencia, ahora tú puedes hablar y romper el silencio por ella.

Hay que tener en claro que esta protesta no es en contra de los hombres sino de la crisis de violencia de género que vive el país y la indiferencia de las Instituciones que hasta en esta actividad nos tienen que dar permiso para faltar un día para decir ¡Ya basta!

El objetivo de esta campaña es mostrarle a los gobiernos y a la propia sociedad qué ocurre si no hay mujeres, y decirles que `no hay mujeres porque las están matando`. Si no quieres participar nadie tiene porque juzgar tu decisión, pero tampoco debes criticar a quien sí lo hace porque no conoces su historia. Hay que mostrar en cualquier sentido sororidad en #UnDíaSinNosotras