DE BUENA FUENTE

Ninjas políticos…

Solo dos políticos de oposición pueden presumir de haber sido invulnerables a los ataques y persecuciones durante el sexenio de Rubén Moreira Valdez.

El primero de ellos es lagunero y se llama Luis Fernando Salazar, también fue conocido como El niño azul, y tras renunciar al PAN, ahora forma parte de Morena en el Congreso de la Unión.

El segundo responde al nombre de Lenin Pérez Rivera, es el líder moral de la UDC, y este martes renunció a la fracción parlamentaria del PAN, para declararse legislador federal independiente, por el momento.

El ex alcalde acuñense eligió en esta ocasión no ir en alianza electoral con el Partido Acción Nacional por las diputaciones locales, y por esa razón tuvo que abandonar al albiazul en la Cámara de diputados.

Lenin apuesta por ganar sin alianzas dos asientos en el Palacio Legislativo local, y hay quien asegura que lo hará extraoficialmente de la mano con el Movimiento de Regeneración Nacional.

El ahora legislador federal independiente, es en verdad una mojarra enjabonada en estas lides de la política, y casi nunca se equivoca.

Luis Fernando Salazar, a su vez,  tiene la mira puesta en la candidatura de Morena por la alcaldía de Torreón. Veremos y diremos…

 

Ni Carmen Salinas…

Durante el reciente informe legislativo en Sabinas de la diputada local, Zulmma Guerrero, la legisladora monclovense Melba Farías fue entrevistada acerca de la crisis del carbón, y Melba se descoció con una sarta de insólitas y desatinadas declaraciones.

Ahora sale a declarar que en Monclova y municipios aledaños es grave la crisis económica por la parálisis financiera y productiva de Altos de México.

Melba, experta en economía callejera, pues es comerciante de mercados rodantes, asegura que las “Pulgas” de Monclova han tenido de diciembre a la fecha un repunte de un 20 por ciento.

“Y eso solo significa que la gente está saliendo lo poco que tiene, para poder darle de comer a sus hijos”, enfatizó la legisladora por Morena.

Pos para que te digo que no, si, si

 

La pregunta de hoy:

¿Sera verdad que el PRI solo presupuesta tres posibles distritos perdidos en la contienda por las diputaciones locales?