PLAZA CÍVICA

De ideas, partidos y políticos zombis

Se niegan a sucumbir, cuando tiempo atrás debieron haber sucumbido. Renacen continuamente, deambulando por los pasillos del poder. Su innecesaria pero constante presencia irremediablemente afecta la vida pública del país. Nos referimos a las ideas, partidos y políticos zombis, aquellas y aquellos que han probado su inutilidad y que sin embargo insisten en continuar en la escena política nacional.

Las “ideas zombis” son, en palabras del creador de la frase y premio nobel de economía Paul Krugman, aquellas que “debieron haber sido asesinadas por evidencia contraria, pero que continúan arrastrando los pies, comiendo los cerebros de las personas”. Hablar con personas que impulsan dichas ideas es el equivalente a ”discutir con zombis”. Una definición pintoresca, aunque cierta. En México, las ideas zombis se han hecho presentes, y especialmente hoy en día.

La experiencia internacional en materia energética indica que se requiere capital privado para complementar la inversión pública, que las empresas estatales deben establecer alianzas estratégicas y que los expertos sean quienes estén al frente de las firmas, entre otros. Sin embargo, durante los últimos meses se ha hecho todo lo contrario, regresando al probadamente ineficaz modelo monopólico del pasado. Y entonces de 2018 a 2019 Pemex duplicó su pérdida anual, colocándose a un paso de que declaren su deuda chatarra y poniendo en riesgo la deuda soberana del país.

Las mejores prácticas internacionales en materia de combate a la pobreza y desigualdad apuntan al establecimiento de burocracias profesionales, la evaluación y monitoreo de los programas sociales y la condicionalidad en las transferencias monetarias. Sin embargo, se ha hecho lo opuesto: cuadros partidistas sin experiencia ocupan puestos claves, se ha vulnerado la autonomía del Coneval y se ha eliminado la condicionalidad de las transferencias. Todo huele al viejo clientelismo político de siempre. Ahí vienen los resultados

Si existen ideas zombis, existen igualmente partidos zombis. El Partido del Trabajo (PT) es un engendro del régimen autoritario, con un liderazgo vitalicio y de una legendaria corrupción. Es un partido “socialista”, de “línea de masas” y cuyo fin es “destruir las relaciones sociales capitalistas”. Si la Guerra Fría terminó, ¿por qué el PT continúa? Por otra parte, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) es todo menos un partido ecologista: ha impulsado la pena de muerte y apoyado la construcción de grandes desarrollos inmobiliarios en áreas naturales protegidas. De legendaria corrupción también, fue expulsado de Global Verde, la organización internacional que agrupa a los partidos ecologistas, poniendo de paso en ridículo al país. Si el PVEM no es ecologista, ¿cuál es el punto de su existir?

Pero si hay partidos políticos zombis, necesariamente debe haber políticos zombis. Y así es.

Miguel Ángel Osorio Chong fue secretario de Gobernación durante el sexenio peñanietista. Su trabajo básicamente consistía en continuar con la pendiente decreciente en materia de inseguridad heredada del sexenio calderonista. Sin embargo, durante su mandato la inseguridad repuntó, alcanzando niveles no vistos en décadas. A pesar de lo anterior, y aunado a la prioridad social que tienen ambos temas, su partido decide colocarlo en el Senado y además nombrarlo coordinador de la bancada priista. ¿Dónde está Osorio Chong? Solo silencio.

Josefina Vázquez Mota fue candidata presidencial en 2012. Posteriormente poco o nada se supo de ella. A finales de 2016 se candidatea a la gubernatura del Estado de México, peligrando la victoria priista. Y entonces nos enteramos: recibió alrededor de mil millones de pesos del gobierno de EPN para su fundación Juntos Podemos. Negándolo al principio, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) comprueba la entrega. Nunca se rindieron cuentas de su gasto. A pesar de lo anterior, hoy es senadora de la República. ¿Dónde está Vázquez Mota? Un silencio sepulcral.

AMLO resucita ideas, el electorado mexicano resucita partidos y los partidos resucitan políticos zombis. A diferencia de otras criaturas míticas que atacan a individuos, los zombis ponen en riesgo a comunidades enteras. Estas y otras ideas, partidos y políticos efectivamente ponen en riesgo al país a través de políticas ineficientes, partidos inservibles y políticos estériles, comiéndose la potencial fuerza del país.

 

www.plaza-civica.com          @FernandoNGE