Exhiben a nivel nacional al Obispo Vera y a su asistente Jaqueline Campbell

Un reportaje elaborado por la cadena de televisión nacional Tv Azteca presentó, en su noticiero Info 7 un trabajo en el que exhibe al Obispo de la Diócesis de Saltillo, Raúl Vera López, y a su asistente, la señora Jaqueline Campbell, en el cual se cuestiona el papel que ambos han tenido en la defensa de víctimas de feminicidio, ya que, por el contrario, más bien han asumido la defensa de los victimarios.

Info 7 y el periódico El Horizonte publicaron este jueves un reportaje titulador Cuestionan labor de activista Jaqueline Campbell por defender a feminicidas, en el cual el reportero Cristian Estrada señala que una fuerte polémica se ha desatado en Saltillo, a causa de una mujer que se ostenta como defensora de los derechos humanos, pero trabaja continuamente asesorando legalmente a hombres que han cometido feminicidios y agresiones en contra de mujeres

Se trata, dice el reportaje de Info /, de Jaqueline Campbell, quien además tiene un cargo en la Diócesis de Saltillo y ahora está “en el ojo del huracán” tras apoyar a feminicidas encarcelados para que salgan libres o reduzcan sus condenas.

En referencia a este mismo tema, en El Heraldo de Saltillo el pasado lunes publicamos que, hace un par de semanas la señora Campbell, para desviar la atención de un enorme problema en el que se encuentra involucrada, armó un escándalo mediático a nivel nacional en el que cayeron medios de comunicación como Proceso, Imagen, y periodistas como Carmen Aristegui y Denise Maerker. Campbell mandó pintar un mural afuera de su casa en el que supuestamente se solidarizaba con tres mujeres víctimas de feminicidio (uno de éstos ocurrido en Filipinas, por cierto), y luego acusó falsamente al ayuntamiento de Saltillo de querer sancionarla por haber realizado la pintura sin autorización.

Pero Campbell no es una defensora de las víctimas de feminicidio. Dos hechos anteriores lo demuestran. En septiembre de 2009, un hondureño asesinó en la calle de Victoria, en el centro de Saltillo, a una mujer que le había dado trabajo. Le propinó por lo menos 25 puñaladas, y luego atacó a la sirvienta, una jovencita que milagrosamente sobrevivió al ataque. Cualquiera hubiera esperado que el Obispo Raúl Vera, y su asistente Jaqueline Campbell, le brindaran su apoyo a la familia de la mujer asesinada  y a la jovencita que resultó gravemente herida.

Pero no fue así. En lugar de eso, el Obispo y la señora Campbell contrataron un abogado para defender al hondureño asesino; luego, fueron a la casa dónde convalecía la sirvienta, y la amenazaron, según declararía ella misma más tarde, con que se iba a ir al infierno si no aceptaba retirar su testimonio en contra del hombre que asesinó a su patrona.

El segundo caso es el de un conocido chef saltillense que hace algunos años ataco a su esposa, propinándole al menos 15 puñaladas. Fue capturado y sometido a juicio. La Fiscalía esperaba una sentencia de 25 años de cárcel por el intento de feminicidio con todos los agravantes de la ley, pero, sorpresivamente el juez elimino uno de los agravantes más importantes, el de la ventaja, y solo lo sentencio a seis años de prisión, los cuales ni siquiera cumplió antes de obtener su libertad. Una vez más, el Obispo y su asistente no defendieron a la víctima, sino al victimario, apoyándolo en su proceso legal para obtener su libertad.

Estos dos casos evidencian que, lejos de ser una defensora de las víctimas de feminicidio, la asistente del Obispo Vera es una defensora de los feminicidas, y que el escándalo mediático que armó fue una mera cortina de humo, para desviar la atención sobre otras situaciones en las que se ha visto envuelta últimamente. (EL HERALDO/INFO 7/EL HORIZONTE)