CAM 1: Una oportunidad para un proyecto de vida  

La escuela Carlos Espinosa Romero prepara a jóvenes y adultos con discapacidad para integrarse al mundo laboral o emprender un negocio

Desde hace 20 años el Centro de Atención Múltiple número 1 de Saltillo cambió su vocación, para dejar de ser una institución que atendía a niños y adolescentes con discapacidad y comenzar a atender a jóvenes y adultos con discapacidad, a quienes prepara para la vida laboral, dotándolos de diferentes habilidades.

Aunque tiene 46 años de fundado, es desde apenas hace dos décadas que la escuela Carlos Espinosa Romero, ubicada en la colonia República, se convirtió en uno de los pocos CAM Laborales que existen en todo el país.

“Se recibe a jóvenes y adultos con una condición de discapacidad, generalmente intelectual, puede haber algunos chicos que tengan restricción en la marcha, alteraciones en el lenguaje, pero la característica es que todos es discapacidad intelectual, se les prepara acorde a los talleres para que logren desarrollar habilidades que les sirvan para un empleo formal”, indicó Víctor Ramírez Salazar, psicólogo clínico del CAM 1.

La institución educativa-laboral recibe a jóvenes mayores de 14 años y hasta los 25. En una primera instancia trabajan junto con la familia en el plan de vida que el joven tiene, así mismo se analiza el tipo de discapacidad y las habilidades que el alumno tiene, para luego integrarlo en uno de los talleres con los que cuentan.

“El CAM está conformado por más de 11 talleres, los alumnos entran a una formación en cuanto a oficios, jóvenes emprendedores, sustentabilidad, carpintería, alimentos y bebidas, conservación de alimentos, huerto, lavandería y publicidad”, compartió Cynthia Cortés Flores, directora del CAM.

La función del Centro de Atención Múltiple Laboral de Saltillo es propiciar todas las condiciones para el joven con discapacidad desarrolle su proyecto de vida, para que pueda integrarse laboralmente o incluso emprenda en un negocio. La escuela proporciona entrenamiento y acompañamiento, además trabaja en sensibilizar a empresas de la región y en concientizar a las familias de los alumnos.

Los diferentes talleres con los que cuenta la institución dotan a los jóvenes de variadas habilidades, además, desde el interior del CAM se encuentran generando sus propios ingresos, pues han puesto a disposición de los saltillenses diferentes servicios o productos, que pueden ser adquiridos o contratados en las mismas instalaciones educativas.

En un recorrido realizado por EL HERALDO en los diferentes talleres, se conoció el trabajo que en cada uno realizan. En el de alimentos y bebidas, un grupo de jóvenes asesorados por su docente son quienes elaboran la comida que diariamente consumen sus demás compañeros, además, ellos mismos ponen la mesa; organizan y limpian cubiertos y vajilla, y atienden a los demás alumnos.

En el taller de lavandería los jóvenes aprenden todo lo relacionado con la limpieza de ropa y blancos, además de secado, planchado e incluso elaboración de productos químicos como limpiador de pisos, suavizante de ropa y desinfectante. Este es uno de los que prestan servicios externos, pues cualquier persona puede acudir a la institución a solicitar lavado de ropa, por el que cobran solamente 20 pesos por kilogramo. También lavan edredones, sábanas y cortinas, por precios que son mucho más baratos que en cualquier lavandería comercial. Los productos químicos que elaboran también se encuentran a la venta.

Otro de los talleres con venta es el de elaboración de dulces y conservas, en donde los alumnos elaboran dulces típicos mexicanos, como palanquetas, cajeta y mermeladas, mismos que ponen a la venta en diferentes eventos a los que son invitados.

En carpintería los alumnos elaboran y ponen a la venta distintos productos, aquí es donde se encuentran los jóvenes con mayor habilidad manual, pues aprenden a utilizar máquinas de corte y herramientas.

En el taller de publicidad los alumnos del CAM aprenden a hacer distintos artículos promocionales, a los que personalizan con cualquier nombre o imagen, como vasos, cuadernos, lapiceras y botellas reutilizables.

Durante el año y medio o dos años que dura la capacitación laboral al interior del CAM 1 se van descubriendo nuevas habilidades de los jóvenes, así, al finalizar los talleres, quienes son aptos son vinculados a alguna empresa, para que allí realicen por tres meses prácticas profesionales, en las que son acompañados y evaluados por el personal del CAM en conjunto con la empresa. Después de este tiempo, los alumnos regresan a afinar habilidades al CAM, para luego poderse sumar de manera formal a un empleo.

“Acudimos a las empresas, hacemos un proceso de sensibilización”, señaló el psicólogo del CAM.

“Una vez que mostramos el proyecto sí existen resistencias, por eso el proyecto se soporta con la sensibilización, les explicamos de los beneficios que puede tener una empresa al tener un trabajador con discapacidad”, explicó la directora.

Además, en marzo de cada año desarrollan un expoferia al interior del CAM, en donde abren las puertas a empresas y negocios, para que conozcan lo que hacen los alumnos y vean si alguna habilidad se puede acoplar a alguna vacante que ellos tengan.

Lo que se busca, explicaron la directora y el psicólogo, es que los alumnos sean contratados por sus habilidades, no solamente por compasión.

“Hay muchas oportunidades laborales para personas con discapacidad, pero no sabemos cómo abordarlas, hay prejuicios, ideas que culturalmente se van heredando, de sobreprotección o rechazo (hacia las personas con discapacidad). Pero justamente el trabajo de sensibilización ayuda a que esas barreras se puedan ir disminuyendo. En todas las empresas al principio hay ciertos temores, pero conforme los vamos acompañando, este tipo de cosas se van superando, y logran identificar los beneficios que tienen al integrar a personas con discapacidad”, mencionó Víctor Ramírez.

Entre los proyectos que la escuela tiene están la intervención con el cuidador primario, y la potencialización del joven con discapacidad en una ciudad con barreras sociales, culturales y arquitectónicas.

Quienes están al frente del CAM 1 Laboral de Saltillo aseguran que para que un joven con discapacidad pueda concretar su proyecto de vida requiere del apoyo de la familia y su contexto, por lo que mantienen la esperanza de que, tanto las familias de una persona con discapacidad como la propia sociedad, puedan ir normalizando cada vez más la convivencia y el día a día.

“Lo que buscamos es que las condiciones de trabajo y de vida sean similares a las del resto de las personas”, señala el psicólogo.

A la fecha el CAM 1 cuenta con varios casos de éxito, de exalumnos que han logrado un alto grado de independencia tanto en su ambiente laboral como social, y se han podido integrar a alguna empresa en la que prestan sus servicios. (JOSÉ TORRES)

DATOS DE LA INSTITUCIÓN

El CAM 1 “Carlos Espinoza Romero” se encuentra ubicado en la calle Sinaloa esquina con José Cárdenas Valdez, en la colonia República. Para informes se pueden pedir al teléfono 844 415 0245.

 

Reportero Multimedia. Periodista de barrio y contador de historias apasionantes. Premio Nacional de Comunicación "José Pagés Llergo" 2017. Premio Estatal de Periodismo 2015, 2016, 2017 y 2018