ZAGAL

Challenge

Dentro de la lista parcial de fenómenos sociales en el internet se encuentran los “challenges”, los cuales se han popularizado para bien y mal, respectivamente, puesto que quienes hemos visto, o participado en alguno, hemos sido testigos de cómo esta moda es utilizada de manera muy versátil, ya sea para apoyar una noble causa, o simplemente para lograr un cometido.

La explicación formal de la realización de la mayoría de estos retos sería: grabarse a sí mismo tomando el desafío al cual se le haya retado, para después distribuir el resultado a través de las redes sociales, a la vez que se desafía a alguien más para que lo repita.

Como lo dije al inicio, estas acciones han sido realizadas como campañas de solidaridad, como simples travesuras y también, lamentablemente, la realidad nos arroja que existen otros cuya realización pudiera poner en riesgo la salud de aquellos que lo realicen, por ello comentaba de la versatilidad que tiene la viralización de este contenido en internet.

Digo esto, no porque se venga una mala noticia, o algo por el estilo, simplemente es la explicación con base en la realidad que como sociedad hemos construido alrededor de este fenómeno social en particular.

Lo anterior da entrada, de hecho, a una noticia de la cual deberíamos de aprender y de sentirnos orgullosos, por que a pesar de los malos momentos que se han vivido dentro de nuestro país, es aquí donde se está germinando este excelente proyecto para prevenir y en su caso combatir una de las coyunturas mundiales que se desenvuelve actualmente.

Esto que comento está pasando específicamente en el estado de Nuevo León, donde mediante una colaboración entre iniciativa privada, gobierno y organizaciones civiles, se está llevando a cabo la convocatoria de un “challenge” distinto a los que hemos atestiguado.

El COVID-19 Challenge, un reto que surge a raíz de lo establecido por la Organización Mundial de la Salud, quien en días pasados declaró Emergencia Sanitaria Internacional a causa de la epidemia, con potencial de pandemia, del coronavirus COVID-19.

De acuerdo a la convocatoria, el objetivo de esta unión tripartita, es buscar el bienestar de la población proporcionando información verídica de manera comprensible y accesible para que las personas tomen las precauciones adecuadas en caso de ser necesario o realicen acciones para ayudar a combatir esta enfermedad.

Concretamente, lo que se pretende es tener listo un sistema accesible y confiable de información respecto del número de reproducción básica del nuevo coronavirus, para que cuando este llegue a México, dicho sistema permita que las personas puedan tomar una decisión de acción, de manera rápida.

Como bien dicen, “más vale prevenir, que lamentar”.

Vivimos en una etapa más compleja de lo que parece. El paso de información de persona a persona mediante la comunicación oral cada vez es menor gracias a la comunicación instantánea, que no es mala, al contrario, esta facilita el crecimiento y generalización de tendencias que pudiesen ser sumamente importantes; eso sí, siempre y cuando se le dé el uso adecuado a los medios de distribución, y no se rompa con el objetivo de la correcta acción de informar.

Retos como el mencionado, que si bien, es distinto a los que normalmente vemos, cuentan con un impacto dentro de su finalidad, mucho más grande que cualquier otro que hayamos atestiguado. Y aunque la etapa de publicidad del “challenge” en mención ya haya pasado, puedo apostar que, así como yo, usted que está leyendo estas líneas, apenas se enteró de su existencia. Lo cual, siguiendo lo que se dijo en un inicio, esto nos puede llevar a confirmar que, no todo lo viral es malo, pero también, no todo lo bueno se hace viral.

Reciban un saludo, muchas gracias.

Nos leemos la siguiente semana.

 

@Dan_Fdz