ONU: Situación de langosta del desierto es “extremadamente alarmante” en África Oriental

 (Xinhua/Zhang Yu) (jg) (da) 

Addis Abeba.- La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) enfatizó este martes que la situación del brote de la langosta del desierto sigue siendo “extremadamente alarmante” en el Cuerno de Africa, representando una amenaza de seguridad alimentaria grave en Etiopía, Somalia y Kenia.

“La situación de la langosta del desierto es extremadamente alarmante en el Cuerno de África, en especial en Kenia, Etiopía y Somalia, donde la reproducción propagada está en progreso y se espera que se formen nuevos enjambres en las próximas semanas”, señaló la FAO en su actualización sobre el brote de la langosta del desierto, publicada este martes.

De acuerdo con la FAO, la situación del brote de la langosta del desierto en Etiopía “es similar al de Kenia con enjambres, reproducción e incubación generalizadas en las regiones de Somali, Oromiya y del Sur, incluido el Gran Valle del Rift”, indicó la FAO.

En Kenia, enjambres de langosta del desierto siguen siendo reportados en las áreas del norte y del centro, donde la mayoría son maduras y ya depositaron sus huevos.

La FAO también enfatizó que la reproducción ha continuado en la parte noreste de Somalia, donde se espera que se formen nuevos enjambres inmaduros en alrededor de una semana.

Asimismo, señaló que el 24 de febrero llegó un enjambre de langosta del desierto madura al noreste de Uganda desde las áreas cercanas del oeste de Kenia.

En Sudán del Sur, sólo se han visto remanentes de un enjambre maduro previo en el distrito sureño de Magwi, mientras que un segundo enjambre maduro fue visto cerca de la frontera el 23 de febrero, indicó.

Sin embargo, la FAO dijo que no se han reportado nuevos enjambres de langosta del desierto en Tanzania.

También señaló que un grupo pequeño de langosta del desierto madura arribó a la orilla occidental del lago Alberto de la República Democrática del Congo (RDC) cerca de Bunia a fines de la semana pasada, luego de cruzar el norte de Uganda apoyada por los fuertes vientos del noreste. La última vez que el país recibió a la langosta del desierto fue en 1944.

La langosta del desierto (Schistocerca gregaria), que es considerada como la más peligrosa de alrededor de una docena de especies de langosta, es un grave peligro de seguridad alimentaria  en las áreas desérticas en 20 países, que van desde el oeste de Africa hasta la India, abarcando cerca de 16 millones de kilómetros cuadrados, de acuerdo con la ONU.

La semana pasada, la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (UNOCHA, por sus siglas en inglés) enfatizó también que el incremento de la langosta del desierto que ha afectado a muchos países en África Oriental y más allá se asocia principalmente a eventos climáticos extremos atribuidos a la crisis climática, lo que se ha vuelto normal en la región.

De acuerdo con UNOCHA, además de la pérdida de vidas, ganado y cultivos, así como el desplazamiento de población, las lluvias y la actividad ciclónica por encima de lo normal desde fines de 2019 e inicios de 2020 han contribuido a un surgimiento de la langosta del desierto que ha afectado a países que incluyen a Yibuti, Eritrea, Etiopía, Kenia y Somalia.

Las cifras de UNOCHA muestran también que de 24,1 millones de personas en inseguridad alimentaria grave en todo el Cuerno de África, alrededor de 9,75 millones de personas viven actualmente en áreas afectadas por la langosta del desierto en toda Etiopía, Kenia y Somalia. (XINHUA)