Volverá a la cárcel homicida que fue liberado por presión de la Diócesis  

0
2

Gracias a las gestiones de la Diócesis, el acusado cumplió solo 10 de los 39 años de sentencia; volvió a delinquir, y ya hay orden de aprehensión en su contra

La buena suerte de un homicida, sentenciado a 29 años de prisión y preliberado tan solo 10 años después debido a gestiones que hiciera a su favor la Diócesis de Saltillo, parece haber terminado. Este miércoles, el Presidente del Tribunal de Justicia de Coahuila, Miguel Mery Ayup, declaró que, al haber violado éste sus condiciones de pre liberación, un juez dictó ya una orden de aprehensión en su contra para que sea detenido y regrese a purgar el resto de su condena.

Miguel Gabriel López Vargas fue detenido y sentenciado en el año 2009 a 39 años y seis meses de prisión, luego de que en el 2003 asesinara a un taxista en el ejido San José de la Joya, a quien pretendía asaltar.

El sujeto ingresó al penal de Saltillo, y luego de algunos años purgando su condena conoció al interior a una persona con un alto cargo en la Diócesis de Saltillo, identificada como Jaqueline “N” quien impartía un taller de periodismo al interior del Centro de Readaptación Social Varonil, con la cual estableció una muy cercana relación.

10 años después, en julio de 2019, de forma inexplicable el sentenciado recibió el beneficio de pre liberación, cuando no había cumplido ni la tercera parte de su sentencia original. Según trascendió, este beneficio lo obtuvo precisamente gracias a la relación que mantenía con esa persona de la Diócesis.

Según las autoridades judiciales, López Vargas fue liberado por “cumplir con el programa de readaptación social”, pero, siete meses después, el hombre regresó a una celda. El pasado martes 4 de febrero Miguel Gabriel fue detenido por el delito de robo con violencia, según el expediente 223/2020 de la Agencia de Investigación Criminal de la Fiscalía General del Estado de Coahuila.

El delito en mención lo cometió Miguel López en una panadería ubicada al norte de la ciudad, misma en la que había sido contratado por recomendación de la persona allegada a la Diócesis de Saltillo.

Sin embargo, las relaciones del acusado sirvieron nuevamente para obtener su libertad, pues unas horas antes de que se cumpliera el plazo de investigación de 48 horas, la dueña de la panadería se presentó a otorgarle el perdón, porque así se lo solicitó el Obispo Raúl Vera.

Este miércoles, en entrevista con el periodista Sergio Alvizo, el presidente del Tribunal, Miguel Mery, declaró que, al haber violado Miguel Gabriel las condiciones de pre liberación, tendrá que regresar al Centro de Readaptación a cubrir el resto de su condena.

“Lo que entiendo es que hay una orden de aprehensión que se acaba de girar en su contra, precisamente porque él estaba sujeto a ciertas condiciones, había obtenido una pre liberación con ciertas condiciones, infringe esas condiciones y el juez gira la orden de aprehensión”, dijo Mery Ayup, quien además dijo no conocer a Jaqueline “N” y negó que ésta o el Obispo pueda ejercer algún tipo de presión. “El poder judicial está haciendo lo que debe hacer conforme a la ley” señaló enfático. (SERGIO ALVIZO)