CAFÉ POLÍTICO

 

BIEN HUGO MORALES

El que está destacando su trabajo es el abogado Hugo Morales Valdés, Ombudsman y Presidente de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Coahuila (CDHEC) que determinó que al Juez Tercero Unitario Municipal de Torreón, Juan José Álvarez Rodríguez, dependiente del Tribunal de Justica Municipal que preside Jesús Campos Escobedo, hacerle una recomendación por violación al Derecho a la Igualdad y Trato Digno en su modalidad de Discriminación y Violación al Derecho a la Legalidad y a la Seguridad Jurídica, en su modalidad de Ejercicio Indebido de la Función Pública. La afectada es la Lic. Mirna Lorena Tapia Díaz, a quien Juan José la trató con la punta del pie. La vejó de manera despiadada, varias veces la golpeó con su portafolio en la espalada, y hasta de “lesbiana” no la bajaba. Y se lo decía en su cara. La Lic. Mirna Lorena pidió su cambió porque ya no aguanto al Juez disoluto, vil y descarriado.

 

JUAN JOSÉ –VS– MIRNA LORENA

Cabe destacar que la denuncia data de 2017 y a pesar de que a la Lic. Mirna Lorena la cambiaron de adscripción, los malos tratos, agravios y escarnios continuaron en repetidas ocasiones. Es decir, Juan José le agarró ojeriza y coraje a la pobre abogada. Nadie sabe porque. Por cierto, la violencia contra la mujer es una forma grave de discriminación según la Recomendación General 19 de la CEDAW (Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer dependiente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación), que es un Comité integrado por 23 personas expertas independientes de todo el mundo que estudian y analizan la situación de las mujeres de cada uno de los Estados mediante un informe presentado periódicamente. Es decir, el Juez Juan José Álvarez esta quemadísimo porque en su afán misógino de injuriar e infamar a las mujeres, transgredió los derechos humanos de Mirna Lorena que a raíz de que pidió su cambio, ahora es Secretaría Proyectista del Juzgado de Menores. Así las cosas pues en el Tribunal de Justicia Municipal.

 

GONZÁLEZ, PERJURO Y DESLEAL

Comentaba en la entrega anterior que Jorge Abdala, precandidato a diputado local por el PRI por el IV distrito electoral con sede en San Pedro, estaba durmiendo con el enemigo. O lo que es lo mismo, el enemigo lo tiene en casa. Por principio de cuentas el exalcalde “priista” Juan González González  –ya empanizado a morir– no va a jalar y a operar a favor de Abdala porque tiene a 5 directores que metió a trabajar al gobierno municipal de la alcaldesa Patricia Grado. Claro, su corazón ya no es rojo sino azul, por lo que podríamos tacharlo de perjuro y renegado. Mire usted; la gente que Juan González metió a trabajar con la alcaldesa son: Juan Pedro Rodríguez García, Director de Desarrollo Urbano; Juan Antonio Gómez Barbosa, Director de Servicios Públicos; David Castillo, Director de Recursos Humanos; María de Lourdes González Pérez (a) “la Cache”, Directora de Atención Ciudadana; y Mayra Guadalupe Puentes Hernández, actual regidora que fuera Directora de Obras Públicas cuando Juan fue alcalde. Por cierto, ésta mujer tiene varias observaciones de parte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) porque cuando jaló con Juan, le salieron muy mal las cuentas. Es decir, anda preocupada.

 

CINCO POSICIONES

Ahora bien, Juan González no va a perder estas 5 posiciones en caso de que apoye al “palestino” Jorge Abdala. Juan prefiere irse ya del PRI que perder sus canonjías que tiene trazadas con Paty Grado. De ahí que Abdala tiene que redoblar esfuerzos para salir adelante. Ya no le preocupa tanta el “Chapo” Flores Méndez porque muy pocos votos le podría arrimar, sino más bien Juan. Cabe destacar que Juan no la tiene tan sencilla. Él está denunciado por la Auditoría Superior del Estado (ASE) por el delito de Peculado presuntamente cometido durante los ejercicios fiscales de 2014 y 2015. Recordar que Juan fue alcalde de San Pedro de 2014 a 2017. Por cierto, los exalcaldes investigados por el ASE son Lenin Pérez, de Ciudad Acuña; Lenin Flores,                           de Sabinas; Amador Moreno, de Frontera; Salvador Lozano, de Jiménez; y Juan González, de San Pedro de las Colonias.

 

DELITO DE PECULADO

“Sin prejuzgar y respetando la presunción de inocencia, se van a integrar las carpetas de investigación y si encontramos elementos suficientes para acreditar el cuerpo del delito de peculado, se solicitarán las órdenes de aprehensión en contra de quienes resulten responsables, que eventualmente pueden ser los funcionarios que fungieron como presidentes municipales, los tesoreros y algunos particulares que celebraron algunas operaciones con ellos”, señaló hace apenas unos meses el Fiscal General de Coahuila, Gerardo Márquez. Es decir, Juan González no debe olvidar que la justicia puede echarle el guante, por lo que debe andarse con pies de plomo. No la tiene nada fácil cuando pende sobre él una denuncia de peculado–se habla de 57 millones de pesos–. Y en caso de resultar responsable, ni fianza alcanzaría para salir libre por lo que tendría que estar purgando una condena de varios años mascando barrote.