CAPITALES

Francisco Treviño Aguirre

Renovables: Principal fuente de energía en 2040.

Las fuentes de energía renovable serán la principal fuente de energía del mundo dentro de dos décadas y están estableciendo un punto de apoyo en el sistema energético global más rápido que cualquier combustible en la historia, según British Petroleum. La compañía petrolera con sede en el Reino Unido enfatizó que la energía eólica, solar y otras renovables representarán aproximadamente el 30 por ciento de los suministros de electricidad del mundo para 2040 y en algunas regiones de Europa, la cifra alcanzará el 50 por ciento en el mismo año. El rápido crecimiento del sector ha sido algo sin precedente, si bien el petróleo tardó casi 45 años en pasar del 1 por ciento de la energía global al 10 por ciento, y el gas tomó más de 50 años, se espera que las energías renovables lo hagan dentro de los próximos 25 años. En el caso de un cambio más rápido a una economía baja en carbono, ese período se reduce a solo 15 años, lo que British Petroleum dijo que estaría “fuera de todo contexto” en relación con los cambios históricos. Pero la compañía, no ve desaparecer el petróleo en el corto plazo. El escenario central de la perspectiva prevé que la demanda de petróleo no alcanzará su punto máximo hasta la década de 2030, aunque bajo un escenario más ecológico ese hito podría alcanzarse desde ahora hasta los siguientes 4 años. Asimismo la empresa define como un papel importante para los hidrocarburos hasta 2040, lo que, según dice, requerirá una inversión sustancial. Para entonces, se espera que la demanda mundial de petróleo y gas sea de 80-130 millones de barriles por día, frente a los 100 millones diarios actuales. En este sentido, La compañía tiene planes ambiciosos para aumentar su producción de petróleo y gas en un 16 por ciento para 2025, para lo cual las perspectivas de evitar niveles peligrosos de calentamiento global no son muy alentadoras. El escenario central espera que las emisiones de carbono crezcan un 10 por ciento para 2040, a medida que la demanda mundial de energía crezca en un tercio y los combustibles fósiles sigan desempeñando un papel determinante. La buena noticia es que se espera que las energías renovables crezcan un 7.1 por ciento cada año durante las próximas dos décadas, eventualmente desplazando al carbón como la principal fuente de energía del mundo para 2040. La mayor parte de la energía requerida no está directamente relacionada al sector del transporte, que representa alrededor de una quinta parte de la demanda de energía. Por lo tanto, se espera que los vehículos más eficientes tengan un mayor impacto en las emisiones que los automóviles eléctricos, principalmente el sector de transporte público, donde se estima que el gas natural pueda ser una de las soluciones más importantes para la disminución de dióxido de carbono. Por otra parte, también se examinó el impacto de las disputas comerciales, como la actual entre Estados Unidos y China. La compañía petrolera ve una demanda de energía un 4 por ciento menor en las próximas dos décadas si tales disputas continúan, como resultado de un menor PIB global y flujos comerciales. Asimismo, un grupo de expertos dijo que los gigantes de los combustibles fósiles todavía no pueden incentivar a sus fuerzas laborales para que abandonen los hidrocarburos. Un informe de CarbonTracker encontró que el 92 por ciento de las 40 empresas de petróleo y gas recompensaron una mayor producción de combustibles fósiles con un incentivo económico, para lo cual, British Petroleum está considerando un vínculo entre los recortes de emisiones de carbono y la remuneración de los ejecutivos.

Twitter: @pacotrevinoa

mail: [email protected]