ZAGAL

0
20

 DANIEL A. FERNÁNDEZ GARCÍA y CESAR OBED GUERRA

 ¿Justicia o Derecho?

Qué hacer cuando un hecho se nos presenta con uniforme que lo hace aparentar como una verdad contundente, sin necesidad de adentrarse en el fondo, mismo que en ocasiones pudiera no coincidir con lo que se nos presentó; o incluso, aun coincidiendo, el deber ser sea quien indique otra cosa.

¿Que se haga justicia o que se aplique el derecho?

Es sin duda, una de las interrogantes que pernea en todo proceso que se resuelva por vías jurisdiccionales en nuestro país, sobre todo, cuando el caso a dirimir traiga consigo factores de índole público.

La noticia que hoy se encuentra en la boca y pluma de muchos, es la aprehensión del ex-director de PEMEX, Emilio Lozoya Austin. Dicha acción, ha sido tomada propiamente como medalla por el actual gobierno federal, para hacernos ver que su combate a la corrupción es firme.

Platicando con un buen amigo sobre el tema, ambos coincidimos en que verdaderamente es una acción contundente, pero caímos en la realidad de no poder cantar victoria aún, por dos cosas; primero, el debido proceso en nuestro país parece ser firme, pero si nos adentramos un poco, cuenta con una extrema delicadeza, que si se le hace ver al juzgador, este debe de actuar en favor de la salvaguarda de las garantías. Y segundo, hemos sido testigos de cómo esta administración ha optado por exonerar casos similares en temas de corrupción; por lo que concluimos en que todo puede pasar.

“Estaría bien que escribieras de eso” – me dijo mi amigo.

“¿Por qué no lo escribes tú?” – le dije – “no serías el primero, ni el último”

Por ello, es que esta columna se hizo en colaboración con mi amigo y hermano Cesar Obed Guerra.

Cesar Obed Guerra.

Para poder hablar sobre Emilio Lozoya Austin es importante que hablemos de su origen, conocer su historia y la de sus antepasados, y así, percatarnos de cómo poco a poco el destino comienza a forjarse.

El 9 de diciembre de 1974 Lozoya Thalmann y su esposa Gilda Austin de Lozoya tuvieron a su primer hijo, con quien compartiría nombre: Emilio Lozoya Austin.

En el año de 1993, el entonces Presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, nombró como Secretario de Energía, Minas e Industria Paraestatal de México a Emilio Lozoya Thalmann, su antiguo compañero de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México; que junto a sus otros compañeros de clase, como también lo fueron, Manuel Camacho Solís, José Francisco Ruiz Massieu, Alberto Anaya y Hugo Andrés Araujo, formarían un fuerte vínculo de amistad.

El hijo de aquel, Emilio Lozoya Austin, es Licenciado en Derecho y en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto Tecnológico Autónomo de México respectivamente, y cuenta con estudios de postgrado en Administración Pública por la Universidad de Harvard.

En el año 2012 cuando Enrique Peña Nieto contendía para la Presidencia de la República, nombró a Lozoya Austin como Coordinador de Vinculación Internacional; una vez ganada la elección a finales del año 2012 lo nombró como Director General de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (PEMEX), cargo que ocupó hasta febrero de 2016. Emilio Lozoya Austin fue pieza clave para la implementación de la Reforma Energética en México.

A mediados de 2019, la Fiscalía General de la República le imputo a Lozoya Austin tres delitos: Operaciones con recursos de procedencia ilícita, previsto y sancionado en el artículo 400 Bis, párrafo primero del Código Penal Federal; asociación delictuosa, previsto y sancionado en el artículo 164 del Código Penal Federal; y cohecho, previsto en el artículo 222 fracción I del Código Penal Federal.

Lozoya Austin presuntamente habría recibido supuestos sobornos, para favorecer a Odebrecht y Altos Hornos de México como intermediario, con licitaciones y contratos.

Lozoya Austin se encontraba prófugo desde mayo de 2019 después de que la Fiscalía General de la República (FGR) lo acusara de haber recibido sobornos de la firma brasileña Odebrecht y de haber participado en la compraventa irregular de una planta de fertilizantes. Posteriormente, el día 29 de mayo la Interpol a petición de la Fiscalía General de la República activo ficha roja contra Emilio Lozoya Austin para la búsqueda y localización del ex-funcionario público en más 190 países.

Este miércoles, 12 de febrero, Emilio Lozoya Austin fue detenido en Málaga, España en donde comparecerá este jueves ante el Juez de la Audiencia Nacional, y muy posiblemente comenzar a tratar su procedimiento de extradición.

Esta investigación se genera por una aparente corrupción por parte de Emilio Lozoya Austin y otros involucrados, sin embargo, eso no quiere decir que sea culpable, eso ya le corresponderá demostrar a las autoridades mexicanas y a sus abogados.

Sin embargo la pregunta es: ¿Por qué en este caso si procedió en una consecuencia legal, y en el caso Bartlett no? Manuel Bartlett Díaz, funcionario público por más de 40 años, se conoce de él y sus familiares más de 49 bienes no declarados, la Secretaría de la Función Pública, de manera parcial lo exonero de toda responsabilidad administrativa, lo que conlleva a poder afirmar dos cosas: 1.- Que no es la misma medición a servidores públicos en sexenios pasados con servidores públicos en funciones; o 2.- ¿Se optó por la mera aplicación del derecho dejando de lado hacer justicia?

La conclusión, como todas las semanas, queda en el pensamiento de usted, querido lector, y esperamos tanto Daniel, como yo, hayamos logrado el hacerle ver la maravilla que es el mundo del proceso.

Reciban un saludo, muchas gracias.

Nos leemos la siguiente semana.

@Dan_Fdz