FONDOS DESFONDADOS

0
5

Aunque amparado, el dirigente de la Sección 5 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), con sede en Saltillo, tendrá que rendir cuentas ante sus agremiados por el presunto desfalco de entre 55 y 60 millones de pesos.

El solo hecho de que un juez haya obsequiado la orden de aprehensión en contra del dirigente magisterial, solicitada por la Fiscalía Especializada en Delitos por Hechos de Corrupción sienta un precedente en la larga historia de corruptelas de que están plagadas las secciones 38 y 5 del SNTE en Coahuila.

Ponce Grimaldo habría desfondado el año pasado el Fondo de Ahorro Magisterial para gastar los recursos en viajes familiares, fiestas y adquisición de bienes muebles e inmuebles, de lo que se dieron cuenta los agremiados en el mes de agosto al iniciar el nuevo ciclo escolar.

Hay que apuntar que también en la Sección 35 del SNTE, correspondiente a la Región Lagunera, hubo quejas de los profesores porque ese mes de agosto tuvieron que esperar y esperar para recibir su parte del Fondo de Ahorro Magisterial pues en los bancos no había el dinero disponible. Sin embargo, el secretario general seccional Jorge Fernando Mora Garza, aunque demorado, cumplió los compromisos.

En el caso de la Sección 5, el amparo obtenido por José Luis Ponce, a quien la semana pasada las autoridades le catearon las oficinas sindicales y aseguraron documentación diversa, el amparo no le garantiza impunidad, pues sólo le da la oportunidad de defenderse en libertad temporalmente de las acusaciones y orden de aprehensión.

Ponce Grimaldo ha de estar preguntándose porqué sólo a él, si los desfalcos en las secciones magisteriales son el pan de todos los días. Y es que en ambas secciones los trabajadores de la educación recuerdan los nombres de Benito Parra Mireles, Xicoténcatl de la Cruz y Carlos Ariel Moreira, contra quienes pesan acusaciones tanto de los agremiados como de proveedores que demandan o demandaban pagos millonarios por medicamentos entregados.

Y mientras tanto las clínicas del Magisterio, en este caso de la Sección 38 permanecen con números rojos y sin medicamentos y un servicio pésimo nunca antes visto.