ZAGAL

 

Robert Walter Langdon White

Es muy probable que conozcan, o al menos hayan escuchado, de Walter White y de Robert Langdon.

No, no son personajes de la farándula política, ni nada por el estilo; ambos son personajes ficticios que han sido grandes herramientas para el entretenimiento, e incluso, cultura de muchos. Me incluyo.

El primero de ellos, un profesor de química de la prepa local de su ciudad, que cuenta con antecedentes de ser todo un genio en la materia, que incluso lo llevó a ser galardonado con un premio Nobel. El gran giro que presenta este personaje es como lleva todo su potencial – tanto el intelectual como el personal – al mundo del narcotráfico con la elaboración de una droga sintética de alta pureza que lo lleva a convertirse en uno de los manufactureros de droga más importantes del mundo.

Por otro lado, Robert Langdon, es un maestro de la Universidad de Harvard, especializado en las materias de iconología y simbología; con una memoria fotográfica envidiable, es capaz de resolver toda clase de enigmas. La particularidad de este personaje está, creo yo, en el interés que muestran organizaciones internacionales para hacerse de su asesoría y servicio para dilucidar investigaciones criminales, mediante el desciframiento de múltiples acertijos y símbolos que, en caso de no resolver estas pudieran desatar problemas que afectarían a todo el mundo.

Para aquellas o aquellos que hayan visto la serie Breaking Bad, o leído – o visto también – El Código Da Vinci, Ángeles y Demonios y las demás obras del autor Dan Brown, sabrán de quiénes y de qué estoy hablando; para aquellas o aquellos que no, les recomiendo ampliamente ambas.

Con este contexto, ¿se imaginan que pasaría si los dos personajes se combinarán y fueran una sola persona?

Bueno, esta semana pasó esta coincidencia en mi cabeza cuando leía las noticias de un conocido diario de Estados Unidos y me topé con un encabezado que decía, así Titular del Departamento de Química y Bioquímica de la Universidad de Harvard es acusado de supuestos vínculos no revelados con China”.

Obviamente llamó mi atención.

Resulta que, China cuenta con un programa que reconoce y recluta a expertos internacionales líderes en investigación científica, innovación y emprendimiento.

Dicho programa, por muchos años ha generado sospechas por parte de los funcionarios federales de Estados Unidos, ya que alertan, que su uso se pueda prestar para el espionaje económico y el robo de propiedad intelectual, tema central de la guerra comercial del presidente Donald Trump con China, el cual ya hemos comentado anteriormente en este espacio.

Lo que pasó según la nota fue, que luego de una investigación por parte de un fiscal federal en EUA, dio con la casualidad de que este profesor había sido apoyado en gran escala económica por la Universidad de Wuhan (sí, donde empezó el coronavirus) para llevar a cabo una investigación de carácter científica y constantemente estar pasando información de resultados a autoridades del país asiático, para fines desconocidos.

Con esta acción, además de haber ocasionado que todas las agencias del gobierno federal de EUA se movilizaran y alertaran a las compañías, universidades, o cualquier otro ente que tenga trato con socios y/o empleados chinos, sobre posibles espías y ladrones de propiedad intelectual; esta acción, se produce pocas semanas después de que la administración de Trump firmará un acuerdo comercial de tipo Fase Uno con China, y daba luz a una posible tregua a la guerra arancelaria que parece interminable.

Aún se está a la espera del esclarecimiento completo de la investigación, pero en caso de ser culpable, este “Walter Langdon White”, será recordado por siempre en la historia y no sabemos qué otras coyunturas se generen, o hayan sido generados, por lo que hizo este profesor.

Con esta analogía y descripción de ambos personajes ficticios, no queda duda que la frase utilizada por muchos autores y/o críticos de libros, o cine, respecto de sus personajes es cierta.

“Cualquier parecido a la realidad es mera coincidencia”

Reciban un saludo, muchas gracias.

Nos leemos la siguiente semana.

@Dan_Fdz