CAFÉ POLÍTICO

CLAUDIA GALÁN

Todo parece indicar que en estos días Claudia Galán tomará posesión de un buen cargo en La Laguna de Durango. Es que a la propietaria del Restaurant Pichanas de Torreón se le parará el águila en breve. Vale recordar que Claudia fue una intensa priista ya que trabajó al lado de las alcaldesas Rocío Rebollo y Lety Herrera. Después blasfemó y renegó del partido y se fue al Partido Acción Nacional (PAN). Posteriormente ya en esta organización política se aventó como candidata a diputada local y perdió. Después le mandaron llamar de Moscú –por allá andaba dándose la vuelta– y se la trajeron de volada para que sustituyera en la candidatura a la alcaldía de Gómez Palacio ya que a Liliana Estrella, la bajaron del macho a la malagueña. En esta ocasión como candidata Claudia Galán Encerrado también mordió el polvo.

 

JUAN DE DIOS Y LA POTRA ZAINA

El caso es que ahora la van a rehabilitar para que deje de vivir en el error (otros dicen en el horror). Claudia se convertirá en Coordinadora del Gabinete en la Región Laguna; lo mismo que tiene la exalcaldesa de Lerdo Rosario Castro pero a nivel estatal. Un buen cargo si consideramos que Claudia ha sido una loser woman en dos ocasiones consecutivas. Es decir, Galán Encerrado será cubierta con el manto protector de aquella Potra Zaina, Rosario Castro (aquí la bautizamos así). Una mujer que ha sabido sortear gobiernos priistas y panistas dado que tiene un colmillo más que retorcido. Al igual que su hermano Juan de Dios, quien siendo asesor del alcalde Jorge Zermeño, ha metido a dos directores a la nómina de Torreón: Héctor Javier Rivera López y Jesús Rafael Rosales Ramos, Director General de Movilidad Urbana y Director de Autotransporte Público Municipal, respectivamente.

 

BUEN PERFIL

Claudia Galán Encerrado es un buen perfil. Si no ganó las elecciones es porque su partido es un fiasco y fracaso en Gómez Palacio. Ella será una funcionaria diligente y capaz si se trata de coordinar a los demás funcionarios estatales allende el Nazas. Tiene don de mando y sabe ordenar. Creo que no le fallará a Rosario ni al gobernador José Rosas Aispuro. Así que bienvenido pues sea el nombramiento de esta mujer que también sabe hacer ricas carnes –corte pichanas– en su restaurante de Torreón.

 

SOBRE MARINA VITELA

Duro y a la yugular se le fue Armando Navarro, delegado estatal de Morena en el estado de Durango, a la alcaldesa de Gómez Palacio Marina Vitela. Es que Armando, sin pelos en la lengua, señaló que Marina no lleva a cabo un gobierno de Cuarta Transformación, sino que “hagan de cuenta que estamos trabajando para el PRI”. Además señaló que Marina tiene cerca de 30 familiares trabajando en el gobierno municipal por lo que es una administración eminentemente nepotista. “Este Gobierno no es morenista, son gente que los recibimos con los brazos abiertos porque les dimos el aval de que asumieran los estatutos y principios éticos del partido pero no lo veo, esta administración no es de Morena, sigue el mismo priato, las mismas prácticas”, dijo molesto Armando. Además de reprobar el nombramiento de René Galindo como director de SIDEAPA –Sistema de Agua Potable y Alcantarillado–, Armando Navarro dijo que no cumple con el perfil para ocupar dicho cargo toda vez que no es técnico como marca la ley. Finalmente dijo que el que está gobernando es el síndico Omar Castañeda y que desde ahora está preparando el cambio de estafeta olvidándose de atener la problemática social de la gente. Por cierto, la población de Gómez Palacio ve con muy malos ojos el que Marina este “despachando” desde el Restaurante “Desayunos del Cuate” que se ubica en el Bulevar Constitución de Torreón, en donde se le ha visto muy bien acompañada; además de ciertos funcionarios consentidos durante las mañanas. Ahí dura varias horas dando órdenes y mandatos. Por eso no va a su oficina.

 

JORGE ZERMEÑO… MAL

Cuando un ciudadano no es escuchado ni atendido por las autoridades municipales, el último camino que le queda recorrer son las redes sociales. Así de sencillo. Así que no debe de sorprenderse el alcalde Jorge Zermeño Infante que el dueño de “Victoria Soccer” haya subido una foto denunciado que su negocio lleva ya cuatro robos en unos pocos meses. Para ello colocó una manta afuera de su negocio señalando que “al fin la Policía de Torreón no hace su trabajo”. Jorge no debe catalogar esto como una “vacilada” sino como una verdadera mentada a quien ha tenido que soportar esa clase de robos en su negocio. El propietario reclama en la manta que le sale más caro componer y arreglar la puerta, por lo que le facilita la entrada al ratero y no le haga estropicios la puerta. Pero ya se cansó porque señala que a pesar de darle una lana la policía, lo siguen robando.

 

ALCALDE BURLÓN

Dice Zermeño que “es muy probable que algún empleado de él hiciera estos robos diarios y pues ahí pone un letrero burlándose de la policía”. Además le reprocha al pobre vecino y le dice que aguante; que no se queje en internet porque terminan virilizándose los mensajes. Aquí lo que estamos viendo es que tenemos un alcalde burlón. Que toma en broma que los ciudadanos sean  robados y que la policía no haga nada por evitarlo. Es decir, Zermeño siempre ha defendido a sus policías y tránsitos, en contra de los ciudadanos, de los torreonenses. Tiene razón al señalar Jorge que “la gente sabe que no puedes tener un policía dentro de cada negocio, esto parece una vacilada ¿no? entonces si tiene alguna acusación, pues que la haga”. Es lógico pensar en ello. Pero ya cuatro robos en dos meses y ante la negativa de prevenir el delito a través de la DSPM, es un pésimo mensaje aunque así no lo reconozca Jorge. De veras que nadie quiere ir a perder el tiempo a la policía, que al cabo ni investigan ni hacen nada. Que mal –pésimo– que en lugar de ponerse de lado de los ciudadanos a los que se debe, el alcalde de Torreón Jorge Zermeño, siempre salga con defender lo indefendible. Por cierto la implementación del operativo “Torreón dice no a la mordida” ha sido un fracaso porque los tránsitos y policías continúan bajando del macho a la gran mayoría de gente. Así las cosas pues.