Da un vuelco inesperado historia del niño que desató balacera en Torreón

Su mamá habría muerto asesinada; el papá estuvo preso, y al abuelo le congelan cuentas con más de 120 millones de pesos

Cómo si de una novela se tratara, la historia del niño que la semana pasada desatara una balacera en el colegio Cervantes en Torreón, en la que hirió a varios de sus compañeros y mató a una de sus maestras, para después suicidarse, tomó este martes un vuelco inesperado, al darse a conocer que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) del gobierno federal, en trabajo conjunto con la Fiscalía del Estado de Coahuila congelaron las cuentas del abuelo del menor en las que éste tenía 121 millones de pesos.

Información que se divulgó en algunos medios, y que trascendió en redes sociales, señala además que la madre del menor habría sido asesinada hace algunos años, y que su padre, identificado como José Ángel Ramos, estuvo preso en los Estados Unidos, presuntamente por delitos vinculados al tráfico de drogas.

Santiago Nieto anunció durante una reunión privada con la Conferencia Nacional de Gobernadores que la UIF bloqueará las cuentas del padre y los abuelos.

La noche del lunes la Fiscalía General del Estado, en Coahuila, informó sobre la detención de José Ángel “N”, abuelo del niño, a quien se le imputan cargos por omisión de cuidados y negligencia en la tenencia de armas en una casa en la que habitaba un menor. Este martes un juez dictó prisión preventiva al abuelo del menor luego de una audiencia celebrada en el Juzgado de Primera Instancia en Materia Penal del Sistema Acusatorio y Penal.

De acuerdo con el periódico Reforma, en la reunión de la CONAGO Santiago Nieto expuso: “Podemos ver que no es ningún seminarista, el abuelo tiene 121 millones de pesos de flujo en efectivo hacia empresas, tiene en recepción de flujos de efectivo por 24 millones de pesos en sus propias empresas, la adquisición de seis vehículos de lujo en dos años, tres BMW, tres Jeep Cherokee, además de que la abuela (…), tiene la adquisición de tres camionetas de lujo, además blindadas, transferencias de dinero hacia Estados Unidos y un problema de defraudación fiscal”.

“Ni la abuela, el abuelo, ni el hijo presentan declaraciones fiscales, por tanto es un tema de lavado de dinero y de fraude fiscal. Presentaremos la denuncia correspondiente y haremos el bloqueo de cuentas en razón de que encontramos que no hay fundamento para tener esos flujos de capital, de una persona que lo que tiene formalmente registrado es una casa, un lugar de rentas para fiestas”, señaló el titular de la UIF. (AGENCIAS)