Año capicúa

Gran expectativa genera el 2020: año bisiesto e inicio-fin de una década. Además, es capicúa, es decir que el número se lee igual de izquierda a derecha que a la inversa, como las palabras o frases palindrómicas que tienen el mismo principio como: “Anita lava la tina.” Más que a elementos externos, me referiré a lo que podríamos generar desde nuestro yo interno para contribuir a un entorno más amigable.

Tengo la firme convicción que con pequeñas acciones podemos propiciar cambios positivos. Si, por ejemplo, dejamos de culpar a otros por nuestras acciones sería un importante paso para asumir nuestras responsabilidades. Hablar de frente, con verdades y respetar nuestra individualidad, sin duda generará un espacio libre de grandes conflictos.

Recientemente una amiga me ha hecho hincapié en reconocer (palabra que también es palíndromo) la tranquilidad que puede darnos la sinceridad, aunque no sea muy agradable para otros, pero a ti te deja en paz. ¿Tiene sentido mentirnos a nosotros mismos y a los demás para guardar apariencias? Un amigo me contó que batallaba para encontrarse con una vieja amistad de él, que con frecuencia le cambiaba la fecha en la que se verían, le ponía pretextos y hasta lo había dejado plantado y detectado en algunas mentiras. Coincidimos en que no podemos mendigar la amistad o el cariño de nadie, sino rodearnos de personas que vibren igual que nosotros, positivas y nos ayuden a ser mejores y seguir en ascenso.

Podemos desaprender para aprender, es falso el dicho que “chango viejo no aprende maroma nueva”. Cuando se quiere se puede, no importa nuestra edad biológica. ¿Qué tal que hicieras una lista de acciones que siempre has querido hacer y pospones para ajustarte a agendas externas? Pueden ser quizá detalles pequeños, como estar solo una tarde en tu casa, haciendo lo que más quieras. Ir solo al cine o a un restaurante, o si eres tímido, charlar con quien hace fila a tu lado en el súper, o con el despachador de gasolina. Si le regalas una sonrisa a algún desconocido, te la regresará, estoy cien por ciento segura. Felices 354 días restantes.

[email protected]