Ibrahimovic alienta con el puño a que lo vitoreen

En Cerdeña, Ibrahimovic jugó los 90 minutos y tuvo la mejor oportunidad del primer tiempo. Su cabezazo casi sin ángulo fue desviado por el arquero local, el también sueco Robin Olsen.

Milán no había anotado en tres cotejos seguidos. Rompió el maleficio con algo de suerte, justo al comienzo del segundo tiempo, de acuerdo a Excélsior.

Un disparo del portugués Rafael Leão se desvió de una forma tan extraña que se elevó lo suficiente para meterse al arco, por encima del salto de Olsen.

Ibrahimovic pensó que había conseguido su segundo tanto mediante un remate de palomita en las postrimerías del duelo, pero la acción se invalidó por un fuera de juego. (EXCÉLSIOR)

×
El periódico con mayor tradición en Saltillo.