Spotify ya encontró cómo hacer dinero con los podcasts

Foto: Pixabay 

Estocolmo.- En 2019, Spotify motivó a más de medio millón de personas en todo el mundo a crear o tener un podcast dentro de su plataforma. Para 2020, el servicio de streaming tiene un nuevo objetivo: poder vivir o hacer negocios de los podcasts, tanto para los anunciantes como para los creadores de contenido gracias a su nuevo servicio, inserción de anuncio en streaming (SAI, por sus siglas en inglés).

“Sabemos que el 63% de los millennials y la generación Z escuchan podcasts diario o por lo menos una vez a la semana en promedio. La audiencia está ahí, pero lo que tenemos que resolver es la monetización para los creadores y demostrarle a los anunciantes el valor de lo que están pagando en un anuncio dentro de un podcast”, dijo Dawn Ostroff jefa de Contenido de Spotify a nivel global.

Expansión publicó que de acuerdo con la firma de streaming, el problema actual que padecen los anunciantes con los podcasts es que carecen de datos o del análisis del impacto o alcance real de los anuncios que pagan dentro de este tipo de contenidos, dado que funciona como insertos de audio en lugares y momentos específicos de un programa pregrabado.

“Los anunciantes no pueden saber si el usuario adelantó, saltó o siquiera escuchó parte de su anuncio, principalmente porque forma parte de un programa ya grabado. Es decir, a pesar de ser un medio digital, los anunciantes tienen que medir el impacto de su anuncio como si se tratara de publicidad tradicional: sin datos precisos de cuánta gente lo escuchó realmente. Lo que teníamos que resolver era dar la posibilidad al anunciante de medir en tiempo real el impacto y targeting de sus anuncios, como en cualquier otra plataforma digital”, explicó Jay Richman, jefe global de Anuncios y Negocios de Spotify.

De acuerdo con el ejecutivo de Spotify, SAI aprovecha el streaming para detectar los momentos en tiempo real (con una precisión de segundos) en los que el usuario está escuchando un podcast para insertar anuncios en el programa y al mismo tiempo ofrecer al anunciante herramientas de planificación, informes y medición para los podcasts.

Similar a lo que hacen plataformas como YouTube o Facebook, Spotify también permitirá al anunciante obtener datos como impresiones del anuncio, frecuencia (número de veces que el oyente escuchó el anuncio), alcance y datos anónimos de la audiencia (edad, sexo, tipo de dispositivo).

Por ahora esta herramienta únicamente funcionará en los podcast exclusivos y originales de la plataforma. Sin embargo, Ostroff mencionó que el objetivo es darle la oportunidad a todos los creadores de monetizar dentro de la plataforma.

“Es una forma en la que podemos modernizar los podcasts como plataforma de contenido digital y es solo el principio de nuestra apuesta”, comentó Richman.

Aunque la empresa dijo que trabajarán bajo el modelo de costo por impresión (CPM), no comentó sobre el tipo de formato de anuncios que correrán o la manera en la que los creadores de contenidos podrán controlar la cantidad de anuncios en sus programas.

A pesar de la fuerte competencia que Spotify tiene en mercados como Estados Unidos frente a plataformas como Apple Podcast o las inversiones de nuevos jugadores como Google y Amazon en el sector, la empresa de origen sueca presume que el consumo de podcasts aumentó 39% del segundo al tercer trimestre del año pasado y que el número de personas que son escuchas mensuales de podcasts a nivel global alcanzará los 106 millones para el 2023.

Aunque la tendencia difícilmente ha detonado una oportunidad de vida y de negocio para creadores y empresas como lo ha hecho YouTube, los ejecutivos presumen que para 2021 se estima que los ingresos en publicidad en los podcasts rebasen los 1,000 millones de dólares.

“Hace un año dijimos que podcasts sería la apuesta principal de Spotify en todo el mundo, lo que puedo decir es que 2020 es el año en que consolidamos esa apuesta. Vamos a ver mucho más contenido y oportunidades de negocio para todos”, agregó Ostroff. (EXPANSIÓN)

×
El periódico con mayor tradición en Saltillo.