ÍNDICE

Bajo la lógica beisbolera de que el juego no se acaba hasta que termina, Jericó Abramo Masso ni se encarta ni se descarta pero se mantiene presente por si acaso se le abre alguna nueva oportunidad.

Tras la polémica que generó en los primeros días de diciembre, cuando al tiempo de lanzarle puyazos al alcalde Manolo Jiménez en lo corto señalaba que no será candidato a diputado local, ahora en la última semana del año que terminó volvió a abrir la puerta a especulaciones.

“Voy a cerrar el año como Secretario de Vivienda, y el otro ya veremos”, dijo Jericó a la prensa, pero eso sí lo dejó claro: “para seguir ayudándole al Gobernador” cortando de tajo cualquier versión de rompimiento.

Lo habíamos comentado desde semanas anteriores, las listas de candidatos quedaron definidas antes de la Navidad, pero bien se sabe que las circunstancias pueden cambiar y de último momento se hacen ajustes, seguramente por eso Jericó no se descarta, pues una cosa es que en principio no esté considerado, y otra que no quiera.

También se ha escuchado que precisamente para la última definición de las dichosas listas del PRI en Saltillo, tendrá peso la opinión de Abramo Masso, pues se siguen barajando los nombres de Lidia González Rodríguez y María Bárbara Cepeda.

Si efectivamente, reconociendo los activos políticos de Jericó le toman opinión, lo más probable es que impulse la aspiración de María Bárbara, que tuvo su primera participación en el servicio público precisamente cuando Abramo Masso fue alcalde de Saltillo, además de que hay una histórica cercanía entre las familias de ambos.

Por lo pronto, con el inicio formal del proceso electoral quedaron definidos también los tiempos que deberán observarse, y así del primero al veinticinco de marzo se tendrá el periodo de precampañas, mismo lapso en que quienes busquen participar como independientes podrán recabar las firmas ciudadanas de adhesión que exige la ley.

Y del veinticinco de abril al tres de junio serán las campañas constitucionales.

Los partidos deberán definir en las próximas semanas su método para la postulación de candidatos, pero seguramente optarán por algún proceso que les permita aprovechar el espacio de precampañas para posicionarse.

 

            DICEN QUE QUIEN terminó el año gustoso con la determinación de la Secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, de que una relación sentimental no genera conflicto de intereses, fue el Auditor Superior del Estado Armando Plata Sandoval.

La definición de la funcionaria federal se dio en las conclusiones de la investigación a Manuel Bartlett, pero al Contador Plata le queda a la medida y ahora está tranquilo de que ni la temible cuatroté lo podrá acusar de que entra en conflicto de intereses al fiscalizar las cuentas de diferentes organismos locales del SNTE, a los que de un tiempo para acá no les encuentra observación alguna.

En el norte de la entidad hay quienes cuestionan que a un año y medio del asesinato de Fernando Purón, en el PRI no hayan tenido el cuidado de borrar las bardas con la publicidad de su frustrada campaña a diputado federal.

Es común que las bardas se queden con propaganda entre un proceso y otro, pero hay quienes opinan que en este caso habría convenido pintarlas con algún otro mensaje para que no sean un recordatorio tangible de los trágicos hechos en que murió el ex alcalde de Piedras Negras unos días antes de la elección de 2018.

 

            ESTE AÑO QUE se inicia la Secretaría de Seguridad Pública de Coahuila podría buscar para la policía estatal la certificación CALEA, que bajo estándares internacionales otorga una Comisión creada hace más de cuarenta años por la Asociación Internacional de Jefes de Policía.

Para recibir la certificación la corporación debe pasar por una rigurosa revisión a cargo de expertos independientes, en donde se evalúa desde los uniformes hasta los procedimientos policiales, pasando desde luego por equipamiento, capacitación y la forma de relacionarse con la comunidad a la que se sirve.

Ha trascendido que José Luis Pliego Corona valora la posibilidad de que la corporación a su cargo entre a este proceso de evaluación, lo cual sin duda es todo un reto.

Si finalmente lo hacen, seguramente Pliego tendrá un aliado en el Comisario Antonio Garza García, quien precisamente cuando fue Secretario de Seguridad en Coahuila logró la certificación para la policía estatal.

El Comisario Garza actualmente asesora a algunos gobiernos municipales en diferentes partes del país para llevar adelante este proceso.