CÁPSULAS SARAPERAS

Un loco peligroso y mañoso en la calle

En esta ocasión te platico que en el mes de mayo, para ser precisos el día 20 del año de 1921, el director del hospital psiquiátrico llegó corriendo, rápido, presuroso y acelerado con el señor Alcalde de esta hermosa ciudad de Saltillo, quien era Manuel Gómez, debido a que un demente considerado peligroso, de nombre Miguel Domínguez, había escapado en la noche del manicomio.

Miguel tenía menos de 8 días internado en el hospital psiquiátrico, ya que había ingresado el día 12. El responsable del manicomio dijo textualmente: “por estar furioso de haberlo encerrado hubo necesidad de tenerlo aislado de los demás enfermos, ya que en varias ocasiones se les iba encima a golpes y mañosos arrimones. Es por eso que es una persona peligrosa para andar suelta en la calle”.

El escape de Manuel, a quien le patinaba el coco, se dio gracias a que se estaban construyendo los pabellones y entre los escombros y el descuido de los guardias, las condiciones se dieron para su fuga.

El psiquiatra, cuyo nombre no pude encontrar en la investigación para esta Cápsula Sarapera, estaba definitivamente preocupado por la captura de Manuel, e hizo un llamado de cuidado a los habitantes de esta hermosa ciudad, para que anduviesen con precaución por la peligrosidad y mañanas nada caballerosas que tenía el loquito de Manuel Domínguez.

Saltillo es un lugar en donde hasta los locos de remate se quieren salir del manicomio, para disfrutar de esta hermosa ciudad.

Artículo anteriorAVISO DE CURVA
Artículo siguienteReconoce Gobierno Municipal de Saltillo a policías en su día
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.