Uso excesivo del celular: correlación de posibles factores

Autores: Bernabé Solís de la Rosa, Elsa Edith Rivera Rosales, Carlos Eduardo Rodríguez García, María Teresa Romero de la Cruz.

Facultad de Ciencias Físico Matemáticas, Universidad Autónoma de Coahuila.

La correlación es el método de análisis adecuado cuando se precisa conocer la relación entre dos variables, por lo que en estudios de diversos temas, especialmente como la nomofobia, es importante aplicar éstos métodos para determinar que variable tiene una cantidad considerable de relación con el nivel de nomofobia que presentan los alumnos de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la Universidad Autónoma de Coahuila, por lo que se realizó una encuesta, a 63 alumnos (36.2% de la población en la Facultad), tal encuesta estaba dividida en tres secciones diferentes. Con los datos recabados se aplicó el método de correlación a 3 y se pudieron descartar algunos factores que no influyen en el nivel de nomofobia del estudiante. Por ejemplo, se logró observar que tanto las horas que están en un celular como el promedio de las personas, no tienen correlación con el nivel de nomofobia que tienen.

En el análisis de estudios epidemiológicos, con frecuencia interesa estudiar, a partir de los datos de un grupo de individuos, la posible asociación de dos variables; la correlación es el método de análisis adecuado cuando se precisa conocer la posible relación entre dos variables de tipo cuantitativo, así, el grado de asociación entre dos variables numéricas puede cuantificarse mediante el cálculo de un coeficiente de correlación. El coeficiente de correlación sólo proporciona el grado de relación entre las dos variables.

El coeficiente de correlación lineal de Pearson es la medida más utilizada para el estudio de correlación. [1]

El coeficiente de Pearson mide el grado de asociación lineal entre dos variables cualesquiera, y puede calcularse dividiendo la covarianza de ambas entre el producto de las desviaciones típicas de las dos variables. Para un conjunto de datos, el valor r de este coeficiente puede tomar cualquier valor entre –1 y +1. El valor de r será positivo si existe una relación directa entre ambas variables, esto es, si las dos aumentan al mismo tiempo. Será negativo si la relación es inversa, es decir, cuando una variable disminuye a medida que la otra aumenta. Un valor de +1 ó –1 indicará una relación lineal perfecta entre ambas variables, mientras que un valor 0 indicará que no existe relación lineal entre ellas. Es importante saber que si el valor, es cero, no significa que no exista correlación entre ellas, pues las variables pueden presentar una relación no lineal. [2]

El realizar la representación gráfica de los datos para demostrar la relación entre el valor del coeficiente de correlación y la forma de la gráfica es fundamental ya que existen relaciones no lineales. El coeficiente de correlación posee las siguientes características: El valor del coeficiente de correlación es independiente de cualquier unidad usada para medir las variables. El valor del coeficiente de correlación se altera de forma importante ante la presencia de un valor extremo, como sucede con la desviación típica. Ante estas situaciones conviene realizar una transformación de datos que cambia la escala de medición y modera el efecto de valores extremos (como la transformación logarítmica). El coeficiente de correlación mide solo la relación con una línea recta. Dos variables pueden tener una relación curvilínea fuerte, a pesar de que su correlación sea pequeña. Por tanto cuando analicemos las relaciones entre dos variables debemos representarlas gráficamente y posteriormente calcular el coeficiente de correlación. El coeficiente de correlación no se debe extrapolar más allá del rango de valores observados de las variables a estudiar ya que la relación existente entre X e Y puede cambiar fuera de dicho rango. [3]

Por otro lado el término “nomofobia” proviene de la abreviatura “no mobile phone phobia”, hace referencia al miedo de no tener a la mano o funcionando el teléfono móvil, lo que genera afectaciones psicológicas, como ansiedad, angustia, desesperación, falta de atención, inseguridad, estrés e incluso ira no controlada; estos padecimientos pueden ir acompañados de síntomas físicos, como contracturas, sudoración excesiva, taquicardia, problemas gastrointestinales y ataques de pánico.[2] El uso excesivo o indebido de los teléfonos móviles puede ser un problema sobre todo en los espacios escolares. En muchos de los estudios realizados sobre la nomofobia y consecuencias del uso de teléfonos móviles, objeto de estudio lo constituyen la población joven en virtud de que es el sector de la población que registra mayor identificación, aceptación y apropiación de esta tecnología. [4]

Es por eso que en este estudio abordaremos el tema de la nomofobia para poder aplicar herramientas de correlación de variables y determinar cuáles son los factores que impactan más en el uso del celular y que afectaciones son las que más prevalecen los alumnos de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la UA de C que utilizan el uso no moderado del celular.

Se realizó una encuesta en línea utilizando Google Form. Dicho instrumento estaba dividido en 3 partes, la primera contenía datos personales, la segunda parte tenía el cuestionario NMP validado (No Mobile phone Phobia), y la última parte sobre presencia de trastornos musculoesqueléticos (lesiones por esfuerzos repetitivos). Contestaron un total de 63 alumnos (36.2% de los alumnos de la FCFM) de las carreras de ingeniería física y Matemáticas Aplicadas (39.7% hombres y 60.3% mujeres) La edad promedio está entre los 17 y 24 años (hubo personas de 28 y 46 años). El promedio actual de los estudiantes está en 82.3/100.

Se logró observar que tanto las horas que están en un celular como el promedio de las personas, no tienen correlación con el nivel de nomofobia que tienen. De hecho ambas están muy cercas de 0. Pero recordemos que una correlación significativa no necesariamente ha de ser una correlación fuerte simplemente es una correlación diferente de cero. O en otros términos, es una correlación que es poco probable que proceda de una población cuya correlación es cero. Tan solo se está diciendo que se ha obtenido “algo” y que ese “algo” es (probablemente) más que “nada”. La significación de r, depende en gran medida de la muestra obtenida. Pero gracias al coeficiente de relación, se puede decir lo siguiente:

  • El 4.1 % del nivel de nomofobia de los alumnos de la facultad depende de las horas que usa el celular.
  • 5 % del nivel de nomofobia en estudiantes de la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas depende del promedio que tenga el alumno.
  • Se tiene que, en estudios posteriores, encontrar cuál es una de las relaciones que están más directamente proporcionadas con el nivel de nomofobia que tienen los alumnos.

REFERENCIAS

[1] Matoza- Báez, C. M., & Carballo Ramírez, M. S. (2016). Nivel de nomofobia en estudiantes de medicina de Paraguay, año 2015. CIMEL, 28-30.

[2] Pértegas Díaz, S., & Pita Fernández , S. (2012). Determinación del tamaño muestral para calcular la significación del coeficiente de correlación lineal. Metodología de la Investigación, 6.

[3] Pita Fernández, S., & Pértega Díaz, S. (2001). Relación entre variable cuantitativas. Investigación, 8.

[4] García Martínez, V., & Fabila Echauri, A. M. (2014). Nomofilia vs Nomofobia, Irrupción del teléfono móvil en las dimensiones de vida de los jóvenes. Un tema pendiente para los estudios de comunicación. Razón y palabra.