ÍNDICE

En la vorágine informativa de la semana anterior pasó desapercibido un dato importante. De los recursos que Gobernación destinará el año próximo para acciones de búsqueda de personas en el país, poco menos de la mitad se entregará al gobierno de Coahuila.

En 2020 se distribuirán 206 millones de pesos a trece estados. Coahuila recibirá 101 millones de pesos. Esto es sin duda un reconocimiento al compromiso que en ese tema tan doloroso para la sociedad ha mostrado el gobernador Miguel Ángel Riquelme.

Las cosas se han hecho con voluntad, constancia y seriedad, y además con un enfoque integral que va desde la consolidación de un necesario marco jurídico, hasta las inversiones para el equipamiento forense de alta tecnología, pasando por el trabajo de campo en todo aquél sitio donde existe la presunción de que se pudieran haber hecho inhumaciones clandestinas.

Son muchos los ámbitos en que, como este, Coahuila es referente nacional, muy bueno sería que en otros hubiera también el reconocimiento del gobierno federal traducido en derrama de recursos.

EL EVENTO POLÍTICO de mayor relevancia en la semana lo fue sin duda el informe del alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez.

Y es que además de presentar un muy bien estructurado recuento de los logros alcanzados en este primer tramo de la segunda gestión, hubo una nutrida y variada concurrencia que habla de la aprobación hacia el desempeño del alcalde, y también de sus buenas dotes para construir condiciones de convivencia incluso entre actores políticos y sociales de diferente filiación, partidista o grupal.

Ahí estuvieron, además de la mayoría de los líderes empresariales,  los ex gobernadores Rogelio Montemayor Seguy y Enrique Martínez; igualmente los ex alcaldes Luis Horacio Salinas, Arturo Berrueto, Mario Eulalio Gutiérrez, Carlos de la Peña, Rosendo Villarreal, Miguel Arizpe Jiménez, Manuel López Villarreal y, desde luego pues colabora en el gobierno local, Oscar Pimentel González.

No acudió Isidro López Villarreal, y no sorprende pues en los últimos meses Isidro ya no va ni a la misma misa dominical que acostumbraba. Sí se hizo presente en cambio uno de los personajes más influyentes de esa administración, el regidor Ramón Eduardo de la Peña Padilla.

De los alcaldes de otros municipios es de destacarse la presencia del panista Jorge Zermeño Infante, y de Adrián de la Garza Santos, de Monterrey.

HAY ALGUNAS versiones de que se han tensado las relaciones de Jericó Abramo Masso en el gabinete estatal, y hay quienes incluso hasta hablan de que podría dejar el cargo y no precisamente para ser candidato del PRI.

Son interpretaciones que algunos le dan al tono que ha usado Jericó en entrevistas que por estos días ha tenido en medios electrónicos.

Sin referirse desde luego al alcalde por su nombre, Jericó sin embargo hace cuestionamientos hacia la administración municipal enfocándose particularmente en temas del transporte urbano y el desarrollo de la ciudad.

Algunos lo atribuyen a que hay un proyecto empresarial que le están bloqueando en el Municipio a la familia de Abramo Masso, otros dicen que la molestia viene de que se le están cerrando espacios de participación política.

Lo que más ha llamado la atención es cuando Jericó dice que cumplió con la instrucción del gobernador de dar resultados, y lo ha dicho en al menos dos de las cinco entrevistas que ha tenido la semana anterior y esta –todas en Saltillo–, surge naturalmente la pregunta de si el tiempo verbal utilizado alude a  un cierre de ciclo personal, o simplemente se refiere al año que concluye.

Finalmente las entrevistas son a propósito de la glosa del segundo informe. Jericó está por cumplir un año de su designación, que en 2018 le llegó como regalo de Navidad.

MARIO RICARDO HERNÁNDEZ intentó con una publicación en redes restar importancia a la versión periodística que lo ubica como amarrado en la candidatura de Morena a la alcaldía de Ramos Arizpe, aunque dijo que está puesto y que comulga con el Presidente López y su partido.

Hernández Del Bosque ha tenido inquietudes políticas desde hace años, siempre muy cercano al PRI. No se le puede negar que además lleva años participando en su comunidad en todo tipo de proyectos sociales y empresariales.

Los priistas le negaron oportunidades y terminaron por marginarlo en lugar de aprovechar sus activos. Lo empujaron a buscar otros caminos, y hoy se le ve decidido a ser alcalde, está todos los días en las colonias y ha encontrado en Javier Guerrero García un buen aliado para empujar gestiones en uno de los temas más sensibles: la salud.

CUANDO MIGUEL RIQUELME les dijo en días pasados a los priistas que de aquí a la elección del 2020 se acababan los fines de semana, no bromeaba les estaba avisando. Por lo pronto ya fueron convocados para una reunión la noche del viernes en Torreón.

Podrá ser pretexto de convivencia decembrina, pero realmente lo que se está cocinando son las candidaturas y las estrategias para la contienda por el Congreso.

¿No lo invitaron?, no se desanime, en 2021 vuelve a haber elecciones. Sea tenaz, igual y le toca algo.