CAFÉ POLÍTICO

AH QUE CHUY…

Un día antes del Segundo Informe de Gobierno de Miguel Ángel Riquelme, el dirigente estatal del PAN en Coahuila, Jesús de León Tello, convocó a rueda de prensa en el serpentario político con aíre acondicionado La Majada. La idea era para pronunciarse en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador y del propio Mandatario coahuilteca. Al evento lo acompañaron Maru Cázarez, Gerardo Aguado, Blanca Eppen y Fernando Izaguirre, los cuales traen su corazoncito bien puesto con la repetidera que se dará el año que entra, lo cual dejaría sin oportunidad a nuevos cuadros panistas rumbo al Congreso del Estado. Ok. De León calificó el segundo año del Gobernador como un gobierno «sin pies ni cabeza, que calla lo importante», y que le daba un 10 al alcalde panista Jorge Zermeño, al señalar que ha realizado una serie de obras a pesar de no contar con recursos de la federación ni del Estado.

 

MUCHA DIFERENCIA

Bien. Hagamos a un lado el Gobierno de la República de AMLO, pero tomemos al Gobierno de Coahuila para hacer ciertas consideraciones al respecto. Por principio de cuentas no tiene parangón tratar de comparar el gobierno de Riquelme con el de Zermeño. Don Miguel ha sido un intenso gobernante que se ha preocupado por la seguridad de sus conciudadanos; además ha traído inversiones; la creación de empleos, desarrollo sustentable, educación, apoyo al campo y en especial la atención a los Derechos Humanos. El gobierno de Jorge Zermeño ha sido un gobierno sumamente cuestionado en materia de seguridad; tránsito y vialidad; obra no se diga ya que no hay una sola diga de mencionarse. En cuanto a inversiones,  si el gobierno del estado no les da la mano haciéndoles el trabajo, no tendrían ninguna empresa extranjera en nuestra ciudad. En seguridad los delitos se han incrementado –homicidios dolosos– y no son hechos excepcionales. En cuanto a la oficina de Tránsito y Vialidad en donde despacha el peor de los peores, Pedro Luis Bernal, que se recuerde que no ha habido en muchos trienios y cuatrienios, una peor dirección de Tránsito y Vialidad que la que hoy padecemos todos los torreonenses.

 

CON LOS TAMAÑOS BIEN PUESTOS

Por otro lado; Coahuila es de los estados más competitivos de México, ya que ha conseguido traer cerca de 4 mil millones de dólares en inversión extranjera directa. Cerca de 80 mil millones de pesos. Por ello se encuentra entre los tres estados de la república mejor posicionados en este rubro. En cuanto al combate a la delincuencia y crimen organizado, ya lo dijo el presidente AMLO. Coahuila y su gobernador Miguel Riquelme son ejemplo nacional que deberían ser imitados por los demás mandatarios. Claro ejemplo de que Don Miguel tiene los tamaños bien puestos. Al no dejar entrar al Cártel del Noreste a nuestro estado cuando los combatió en Villa Unión, le valió el reconocimiento de todos los mexicanos (se le ha dado una amplia cobertura por televisión a los hechos) reconociéndole a MARS su bizarría, denuedo y arrojo en el combate a la inseguridad. Quienes atacaron Villa Unión creyeron que aquí en Coahuila los iban a tratar igual como en Culiacán, pero aquí se impuso toda la fuerza del Estado. Vamos, el gobernador dejó plasmado eso de que “Abrazos, no balazos”, no sirve para nada. Eso de que “vemos a un gobernador tibio”, según Chuy de León, se tuvo que tragar sus palabras.

 

DE LEÓN SALIÓ COMO EL JIBARITO…

En cuanto al gobierno de Torreón, no hay una obra digna de mención. Cuando MARS fue alcalde de esta ciudad se inauguraron varias obras que posteriormente en el gobierno panista de Zermeño, las dejaron caer porque no eran suyas. Actualmente no hay una sola obra que puedan presumir salvo las rayas de pintura amarilla en las vialidades; un sinnúmero de semáforos ubicados en donde no deben (100 metros uno de otro); y los voraces agentes de Vialidad que es el sello negro y vergonzoso de esta administración municipal. Por cierto, cuando el PAN hable de corrupción embistiendo al Gobierno de Coahuila, debería ser otro el que lo haga porque Chuy está escupiendo pa’rriba. Recordar como llego a la Delegación de la SCT –con una mano atrás y otra adelante– y como salió. Como el Jibarito… Lleno de contento…

 

LUIS SALAZAR

Por cierto, el diputado moreno Luis Fernando Salazar Fernández, señaló que Jorge Zermeño –su anterior jefe y amo–, le sale debiendo a la ciudadanía de Torreón ya que lo que ha hecho en el primer año de gobierno (tercer mandato), son cosas intranscendentes. “En su primera administración en el 96, Zermeño hizo el Parque Fundadores, en lo que era lo zona de tolerancia; hoy Torreón no tiene ningún proyecto de relevancia”, señaló Luis que dicho sea de paso, es el más fuerte aspirante de su partido para la alcaldía de Torreón. Luego abunda; “tapar baches, medio limpiar la ciudad y lidiar con malos agentes de vialidad, es la constante de Torreón”, puntualizó el diputado. Salazar no se equivoca. Pinta y define de una sola pieza el gobierno de Zermeño a quien las críticas le llueven sobre mojado. Por cierto ¿El alcalde ya tomó una decisión sobre el zafarrancho que protagonizaron policías y tránsitos con la pretendida detención de Primo García hijo? De plano pues…

 

NO LO DEN POR MUERTO

Cabe destacar que si alguna vez Jorge pretendió que su esposa Astrid Casale fuera postulada como candidata a la presidencia municipal, creo que debe irse olvidando de tal pretensión. Incluso si fuese como candidata a diputada local ya que como dije con antelación, la repetidera va a estar en todo lo que da. Y al parecer los que están sentados ahorita, llevan mano. Ahora bien, sabe Luis que la elección para la alcaldía de Torreón será de tres. Él (Morena), Marcelo Torres (PAN) y Xavier Herrera (PRI). Y que el voto entre Morena y Acción Nacional se dividirá en dos. En esta tesitura no se deberá dar por muerto al PRI, que viene con toda la estructura y fuerza del estado para recuperar Torreón y retener Saltillo. Al tiempo.

 

El periódico con mayor tradición en Saltillo.