PAPELERÍA EN TRÁMITE

0
86

Cómo hay gente que le gusta que le vaya mal al Estado. Les gusta ver arder este lugar donde nacimos y ellos también fueron adoptados por venir de otro lado. El sábado cuando ocurrían los lamentables hechos de Villa Unión, esos personajes se vanagloriaban de lo acontecido, lo bueno es que son pocos hasta eso. Veo que quieren volver a los tiempos de la violencia en el Estado, cuando no se podía salir a las calles, ni andar en reuniones familiares, ni de fiesta. Muchos de ellos por su amargura, enojo o no sé por qué se ponen felices cuando estos hechos pasan en la capital o en el estado. Esos mismos que piden respeto a su trabajo, que se respeten sus derechos les gusta ver que al Estado le vaya mal. Quieren verlo caerse a pedazos y criticar que el estado está mal. No hay seguridad y señalan que el crimen se apoderó de las calles. Viven de la amargura, del enojo y pulula el odio contra los que no son como ellos. Antier en un hecho sin precedentes el gobernador Miguel Riquelme, terminaba de dar su informe en el Congreso del Estado, recibió una tarjeta, se enteró de los hechos ocurridos al exterior, se despidió de los diputados, de doña Olga Sánchez Cordero y despegó rumbo a Villa Unión. Fue a atender la situación, estuvo cerca de la población y fue acompañado de la primera plana en temas de seguridad del Estado. A pregunta expresa de un reportero al recordar los hechos lamentables de Allende, dijo el gobernador “por eso estoy aquí, fue una respuesta muy distinta”. Así lo dijo y así lo vemos en los videos y en las fotos que surgieron de su visita a la zona de los hechos. Prometió remodelar la presidencia, detener a los culpables y mantener la paz. Quizá esos que buscan incendiar el Estado no les guste ver a las familias felices en la calle, disfrutar de una tarde de sábado con los amigos. Lamentables los hechos, condenables también, exigir paz al estado. Se actuó rápido y con respeto a los policías caídos.

Por cierto también el presidente de unos cuantos cumple un año en el poder. De esto qué podríamos decir, si lo hemos dicho todo, lo hemos visto todo. Es triste lo que pasa, el único logro de López Obrador fue sacudir, dividir, acabar con las instituciones, qué triste pero cierto. Terminó con lo que dijo Vargas Llosa del primer año del filósofo de Macuspana: “Lo veo con franca preocupación, México debe defender la lie democrática, no retroceder a formas populistas. El populismo de López Obrador puede conducir a México a una dictadura perfecta o imperfecta, pero dictadura al fin y al cabo”.