DE BUENA FUENTE

EL NÁUFRAGO

Es evidente que Rigo Fuentes no sólo es el líder estatal del PRI más impopular de la historia reciente del partido, sino también el de menos capacidad política.

El dirigente tricolor ni siquiera llega a ser odiado por la base priista, simplemente es despreciado por la militancia, que lo juzga como un político mal acabado, un hombre superficial y un líder pusilánime.

Si el PRI quiere recuperar el accionar de su militancia, para enfrentar con éxito las próximas elecciones, debe entonces rodear a Rigo de representantes a los que se admire y respete.

Al dirigente lagunero nadie le hace caso, y eso en una elección es grave, muy grave.

Pobre.

PUNCH LEGISLATIVO

Anda fuerte el run run de que el secretario de Bienestar Social, Francisco Saracho Navarro, ya midió el tamaño del reto que se viene para la renovación del Congreso local, y está dispuesto a contender por la diputación local.

Pancho es el único político priista que le gana a Lenin Pérez y cualquiera de sus candidatos a alcaldes y diputados locales en ciudad Acuña.

Saracho Navarro, consulta con la almohada, pero es casi seguro que decida formar parte del Congreso con Lalo Olmos, Ricardo López Campos, Álvaro Moreira y Jericó Abramo Masso.

La verdad es que la próxima fracción parlamentaria del PRI luce impresionante en sus personajes políticos y la experiencia parlamentaria.

Y de ahí van a salir varios candidatos a alcaldes, y si me apuran también uno o dos aspirantes al gobierno de Coahuila.

Al tiempo.

EFECTO BOOMERANG

En Frontera, la maquiavélica mente del alcalde Florencio Siller, fraguó una estratagema para que el PRI pierda la próxima elección, y culpar a Chuy Ríos, del fracaso.

Lenchin poco a poco se siente asfixiado por el poder de convocatoria del ex alcalde rielero, y de la unidad que genera en la clase tricolor.

Así es que puso en marcha un plan de linchamiento político y mediático en contra de Ríos Alvarado, que por fortuna fue descubierto y desactivado a tiempo.

La idea de Florencio era aparentar solo de dientes para afuera el apoyo a la próxima candidata a la diputación local, pero trabajar en su contra para hacerla perder y culpar al actual titular de programas sociales en Frontera.

Descubierto el plan, a Lencho solo le queda trabajar lo doble para resarcir la rastrera traición en contra de su propio partido, por su ego y narcisismo.

Cosas veredes.