ÍNDICE

Prudente pero directo, como ha sido siempre, Don Aldegundo Garza De León, logró en una frase dimensionar la trascendencia de la construcción del bulevar “Los Valdez”, en el acto inaugural de este jueves. Al hablar el empresario a nombre de los vecinos del sector, señaló que en treinta años no se le había dado mantenimiento a esa ruta.

Estando presentes un ex alcalde y los hijos de otros tres, se podría haber interpretado como un reproche, pero limitarlo al espacio temporal de treinta años, libró a Carlos De La Peña Ramos, que ahí estaba, así como a Luis Horacio Salinas, Enrique Martínez y Mario Eulalio Gutiérrez, representado por sus descendientes.

Si acaso el rozón alcanzó a Gutiérrez, que fue alcalde de  1982 a 1984, y luego por seis meses de manera interina en 1990, es decir hace 29 años.

Quién también por unos meses estuvo en el Cabildo fue precisamente Don Aldegundo, primer regidor en Saltillo durante casi todo 1986, cuando el alcalde era Carlos De La Peña.

Y respecto al nuevo bulevar, el alcalde Manolo Jiménez señaló en la inauguración que a los visitantes de Saltillo les extrañaba la falta de infraestructura en ese sector, y tiene razón siendo una de las zonas de mayor plusvalía en la ciudad sufre un atraso en materia vial, que gradualmente se va corrigiendo con esta obra y la que está en proceso en el antiguo Camino a Los Rodríguez, hoy avenida José Narro Robles.

En cuanto al evento, habrá que tomar nota de la ausencia de Jaime Bueno Zertuche, que no se perdía una sola oportunidad de placearse. ¿Sigue en recuperación médica o le mandaron la señal de que le calme un poco a sus aspiraciones?.

En cambio sí estuvo otro asistente habitual a todo evento público en Saltillo, también con aspiraciones locales, el Secretario de Gobierno José María Fraustro Siller, que conoce bien el rumbo, pues es uno de los terratenientes en aquéllos lares, y en esa ruta en específico se ejercitaba antes de cambiar al atletismo por los razor.

Igualmente alcanzó lugar en el presídium la regidora María Bárbara Cepeda, que preside al comité de vecinos en una de las colonias beneficiadas, y es mencionada con insistencia como una de las cartas para contender el año próximo por las diputaciones locales.

 

LAS VERSIONES DE dependencias estatales y el sector empresarial respecto a la actividad industrial no coinciden del todo. Mientras que la Secretaría del Trabajo habla de que no hay paros técnicos en ninguna empresa de Coahuila, la Coparmex señala que sí se está dando reducción de jornadas laborales.

Aunado a ello están las insistentes versiones de un reajuste de personal en la textilera Parras Cone, que pudiera llegar incluso al cierre definitivo el mes próximo, y entre muchos proveedores de la industria local ya se resiente una disminución en los servicios contratados, lo que naturalmente pega a sus empleados.

Compañías que dan servicio de transporte de personal, hablan de que cada día son más las empresas que trabajan menos turnos, cortaron las jornadas de los sábados y cancelaron las de los domingos.

Coahuila, en especial en el Sureste, definitivamente está en una mucha mejor situación que otros estados de la república, pero la situación económica se está complicando y más valdría que las autoridades estatales lo hablen con toda franqueza.

No hay para que maquillar la realidad, el gobierno estatal hace lo que le corresponde, promueve inversiones, propicia estabilidad laboral, garantiza la seguridad ciudadana, pero hay circunstancias nacionales e internacionales que llevan al estancamiento, y es mejor ir sensibilizando a la población de que vienen tiempos difíciles.

 

SE CUMPLIÓ EL 20 de noviembre con la tradicional ceremonia de ascensos en la Secretaría de la Defensa Nacional, y entre los 266 militares a los que se otorgó un grado superior, accedió al de General de División el ex comandante de la Sexta Zona Militar Francisco Ortega Luna.

El General Ortega Luna estuvo en Coahuila de 2016 a 2018, hasta cuando se le designó Director del Registro Federal de Armas, en la SEDENA, cargo que ocupa actualmente.

 

ESTE MES SE CUMPLEN 20 años de la inauguración del Museo del Desierto, dos décadas en las que el acervo se ha ido enriqueciendo, y sus pabellones de exhibición se han actualizado para consolidar un extraordinario recinto de divulgación y enseñanza que es orgullo para Coahuila.

Tiene también sus curiosidades políticas, y no precisamente porque los dinosaurios ahí expuestos evoquen al priismo en extinción,  nos referimos por ejemplo a su muro de benefactores y participantes en el desarrollo del proyecto, que se exhibe en el ingreso principal al museo y donde se incluye el nombre de Jorge Torres López, quien colaboró siendo funcionario en la administración de Rogelio Montemayor Seguy, como Director de Fomento Económico, a las ordenes del lagunero José Antonio Murra Giacomán.

Queda para el anecdotario, y hasta ahí.