SEGURIDAD PÚBLICA: ¿CAMBIARÁ LA ESTRATEGIA?

 El martes 15 de octubre de 2019 en una emboscada perpetrada por más de 30 presuntos integrantes del cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en la carretera Apatzingán-Aguililla, a la altura de la comunidad de El Aguaje, 13 elementos de la policía de Michoacán fueron asesinados y nueve quedaron heridos.

El titular de la Fiscalía General del estado (FGE), Adrián López Solís, precisó que alrededor de las 7 horas de ese día los agentes estatales salieron de la ciudad de Apatzingán rumbo a Aguililla, en la región de la Tierra Caliente, para dar cumplimiento a una orden emitida por un juez penal de aquel distrito judicial.

Aproximadamente a las 7:35, luego de pasar por la población de El Aguaje, en territorio de Aguililla, los uniformados, quienes se desplazaban en cuatro unidades oficiales, sufrieron una celada por parte de un comando que se desplazaba en cinco camionetas blindadas. (lajornada)

En las mismas fechas, un enfrentamiento entre presuntos delincuentes y elementos del Ejército en la comunidad de Tepochica, Guerrero, dejó 14 civiles muertos, así como un militar sin vida.

De acuerdo con las autoridades federales, tras una llamada que alertó la presencia de hombres presuntamente armados en esta comunidad, localizada a casi 5 kilómetros de Iguala, los civiles presuntamente iniciaron “una fuerte agresión” contra los militares, lo que provocó el enfrentamiento.

Durante su conferencia matutina el día posterior del evento,  el presidente Andrés Manuel López Obrador lamentó el hecho y detalló que el militar asesinado era quien encabezaba un convoy de unidades que patrullaban la zona.

“Tengo el informe de que (el enfrentamiento) fue producto de una rutina de vigilancia de una patrulla del Ejército con una célula de presuntos delincuentes cuando se encuentran frente a frente le disparan a un cabo que encabezaba el convoy y lo hieren. Él es el que al final pierde la vida y aún herido disparó contra los agresores”, relató el presidente.

López Obrador dijo que la investigación ya se encuentra en manos de las autoridades competentes e hizo un llamado para que ya no se registren más enfrentamientos. “No queremos que con la violencia se resuelvan los problemas (…) pedimos que se dejen las armas (…) hace falta la paz para el país, es un problemas que se dejó crecer mucho y vamos a buscar resolverlo”. (animalpolitico)

En ese mismo mes de octubre, tras un operativo de captura fallido, El Ejército dejó en libertad  a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín Guzmán, luego de ser detenido en una vivienda del fraccionamiento Tres Ríos.

El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Alfonso Durazo Montaño, informó a Reuters que ante las acciones violentas de los seguidores de Guzmán López, el Ejército suspendió las acciones operativas.

“Con el propósito de salvaguardar el bien superior, la integridad y la tranquilidad de los habitantes de Culiacán, el gabinete de seguridad determinó suspender las acciones operativas con los elementos militares,  y trasladarse a Culiacán para conducir las acciones correspondientes”, indicó en un mensaje videograbado. (eluniversal)

En otro hecho, nueve integrantes de la familia LeBarón, seis de ellos niños, fueron asesinados la tarde de el 4 de noviembre, en Bavispe, Sonora, en los límites con el estado de Chihuahua, según confirmó el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo.

Durazo explicó en la conferencia de prensa de este martes que otros seis menores resultaron lesionados, una niña salió ilesa de la agresión perpetrada por un grupo armado y una más se encuentra desaparecida.

El secretario de Seguridad indicó que la familia LeBarón pudo haber sido confundida por criminales. En tanto, el presidente Andrés Manuel López Obrador se comprometió a hacer justicia.

El mandatario federal descartó que esta agresión vaya a generar cambios a su estrategia de seguridad pues recordó que no combate la violencia con más violencia. (expansion.mx)

El presidente de México tiene, en su mapa de riesgos, retos que, de no superarlos, lo pondrían en un escenario débil no solo de cara a la evaluación ciudadana, que según algunas encuestas ya muestra tendencias a la baja, sino a la gobernabilidad misma, que esa sí afectaría a la vida saludable del país.

Entre estos retos, destaca el del crecimiento de la inseguridad, de tal forma que afecta cada vez de manera más cercana al ciudadano común; cuando la gente siente temor de salir al trabajo, a la escuela o a realizar cualquier actividad de su vida diaria, voltea la vista hacia el gobernante y le exige respuestas, de ahí las voces que ahora reclaman a López Obrador un cambio de estrategia en cuanto al combate al crimen.

José Vega Bautista

@Pepevegasicilia

[email protected]

 

×
El periódico con mayor tradición en Saltillo.