Inicia primera exhumación masiva de cadáveres en Coahuila

La primera exhumación masiva de cadáveres en Coahuila inició este martes por un ordenamiento de la Fiscalía General de la República en coordinación con la Fiscalía General del Estado, en una fosa común del Panteón La Paz de Saltillo, donde se esperaba exhumar entre 37 y 40 cadáveres.

El operativo se realiza luego de la solicitud de una familia procedente de Piedras Negras que en agosto de este mismo año realizó un plantón en dicho panteón, a fin de recuperar los restos de su familiar; concretamente la madre solicitaba que se exhumaran los restos pero el problema era que estaba junto con los de otras 30 personas que estaban sujetas a investigaciones tanto del fuero común como el federal, por lo que tenían más de siete años esperando les fueran entregados.

Aplicando el protocolo de tratamiento e identificación forense de la Fiscalía General de la República, los trabajos iniciaron alrededor de las nueve de la mañana de este martes, pero se espera que sean lentos toda vez que dicho procedimiento exige cribar la tierra desde el subsuelo para darse cuenta si en la superficie también hay restos humanos y que éstos no sean afectados por el pico y pala que se usan para excavar; de ahí que se calcule que los trabajos duren de dos a tres días.

José Ángel Herrera Cepeda, titular de la Fiscalía Especializada en la Búsqueda y Localización de Personas Desaparecidas, explicó que el protocolo lo realiza la FGR, ya que la persona plenamente identificada en el lugar está afecta a una averiguación previa penal federal, por lo que una vez que se empiecen a localizar los cadáveres éstos serán trasladados por una ambulancia forense a un complejo instalado expresamente en los patios de la Delegación Sureste de la Fiscalía de Coahuila, donde se desplegaron Servicios Médicos Forenses Móviles.

En el lugar hay también un camión thermo king para el resguardo de todos los cadáveres, sin identificar, que se van a estar exhumando.

El proceso que se sigue inicia en el Panteón La Paz, con dos equipos trabajando, compuestos por antropólogos, arqueólogos, médicos forenses y criminalistas de campo, pero una vez que sean trasladados los cadáveres sin identificar, en el lugar del análisis de los restos van a estar cuatro equipos más, compuestos por médico, odontólogo, genetista, criminalista, antropólogo y criminalistas de campo, todos desde un aspecto forense.

Habrá también peritos dactiloscópicos en caso de que haya huellas necrodactilares en los cadáveres que puedan ser útiles para una confronta en el sistema AFIS (por sus siglas en inglés), de dactiloscopía; una vez que vayan siendo procesados cada cadáver sin identificar, éstos de nueva cuenta serán trasladados al panteón La Paz para ser inhumados adecuadamente en fosas individuales precisamente con el registro que debería tener cada uno de ellos.

Las muestras genéticas que se les tomen, serán trasladadas a la Coordinación de Servicios Periciales de la FGR donde van a procesar todas estas muestras para la obtención de perfil genético.

En el lugar, los peritos que participan cuentan con equipos que les protegen de la contaminación que puedan significar los cuerpos, además de que se encuentra cerrado con cinta amarilla y cada elemento fue previamente vacunado, ya que los cuerpos en esta fosa datan cuando menos de 2011, pero también hay extremidades procedentes de algunas amputaciones de personas que proceden del Hospital Universitario de Saltillo, las que también serán analizadas. (ESMERALDA SÁNCHEZ/INFONOR)

×
El periódico con mayor tradición en Saltillo.