CAFÉ POLÍTICO  

LIGA 23 DE SEPTIEMBRE

En 2018 Rosario Piedra Ibarra compitió por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) por una diputación federal por el estado de Nuevo León y perdió. Ella, de 68 años de edad, es hermana de Jesús Piedra, miembro de la Liga 23 de Septiembre, que fue un grupo guerrillero de corte marxista-leninista que  luchó por “la creación de un Partido y un Ejército revolucionario para la toma del poder político del proletariado, la revolución socialista y la instauración del comunismo”. Un grupo armado que en septiembre de 1973 diera muerte al empresario regiomontano Eugenio Garza Sada. Todavía a principios de noviembre de 2019, Rosario pertenecía a órganos directivos de Morena ya que era parte de su Consejo Nacional. Además formó parte como consejera nacional de Morena desde octubre del 2015 hasta hace unos días en que pidió licencia, trastocando la Ley de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en su Fracción IV Artículo 9, que enuncia como requisitos para ocupar la presidencia: “… y no desempeñar ni haber ocupado cargo de dirección nacional o estatal en algún partido político en el año anterior a su designación”.

 

EL PAN NO LA RECONOCE

¿Por qué insisto en el tema del nombramiento de Rosario Piedra como Presidenta de la CNDH? Lo que sucede es que la GOAN –Asociación de Gobernadores de Acción Nacional que aglutina a los mandatarios de Aguascalientes, Baja California Sur, Chihuahua, Tamaulipas, Guanajuato, Querétaro, Nayarit, Yucatán y Quintana Roo–, además de los cerca de los 400 alcaldes emanados del PAN, dijeron desconocer a Rosario Piedra, las actividades y recomendaciones que emita la hoy tan devaluada y casi desaparecida CNDH. Ello es sumamente grave ya que la polémica Ombudsman, sería como un florero de adorno, lo que no sucedió con los anteriores defensores del pueblo que si bien tuvieron cercanía con los presidentes, fueron electos por la gran mayoría de los senadores. Es decir, se plancho fino cuando fueron electos y la gran mayoría estuvo de acuerdo. Aquí el caso es la forma –el cochinero– en que hicieron las cosas. Con Rosario un enrome fraude se cometió. Y ella lo sabe, lo saben los senadores de Morena, lo sabe Ricardo Monreal y lo sabe el presidente Andrés Manuel López Obrador. Pero nadie movió un dedo para decir que se hagan bien las cosas. A todos les valió.

 

SEGUIRÁN CON EL INE

¿Hasta dónde llegará la soberbia y terquedad de la Cuarta Transformación de imponerla, a pesar de que 9 gobernadores y casi 400 alcaldes de Acción Nacional, no reconocerán la actuación ni las recomendaciones de esta mujer? ¿Habrá valido tanta intolerancia del Gobierno de la República? ¿Qué no habrá otra persona que pudo haber sido electa –cercana a AMLO– pero que hayan hecho bien las cosas sin cometer fraude? ¿Cuál será el costo beneficio? Digo, porque tanto error –horror dirían otros– es para marcar a un gobierno que va por todo el marrano a costa de lo que cueste. Y así como metieron las manos en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, lo harán también en el Instituto Nacional Electoral (INE) al quitarle 9 años al actual consejero presidente el Dr. Lorenzo Córdova y dejarlo en tres. Es decir, el año que entra los diputados de Morena (que son mayoría) van a reducir de 9 años a 3 la presidencia de ese organismo. Morena meterá a uno de los suyos a la presidencia del INE y desde ahí, las 15 gubernaturas que estarán en juego en 2020, si se judicializa el proceso electoral en algunos estados, pues ya saben para donde van a soplar los vientos.

 

SE PRONUNCIA MARCELO

Por cierto, el presidente de la Junta de Gobierno del Congreso del Estado Marcelo Torres Cofiño, catalogó como una situación “muy lamentable (…) un auténtico fraude a los mexicanos y a las instituciones públicas” el proceso de elección y ratificación de Rosario Piedra. Además aplaudió la conducta de los gobernadores y alcaldes de Acción Nacional en la inteligencia de que recurrirán ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para que echen abaja tal designación.

 

“LA ALTERNATIVA A TANTA CORRUPCIÓN…”

“Realmente es triste que veamos espectáculos como el del día de la elección, que los legisladores de Morena literalmente impusieron su voluntad, haciendo uso de la fuerza y de la violencia, de muchas irregularidades, no debemos dejar que ese tema siga impune, creo que es hasta una cuestión de dignidad, de que la señora Rosario Piedra tome en cuenta esa elección y renuncie”, señaló Torres Cofiño a El Siglo de Torreón, para luego continuar: “Es un ejemplo claro de que Morena ha heredado diversos mecanismos de actuación del PRI y el sistema hegemónico de décadas anteriores”. Luego puntualiza: “Es por eso que más que nunca tenemos que unirnos en el PAN, situarnos como una oposición verdadera, responsable y que pueda dejar en claro que Morena está lleno de vicios, están haciendo lo que tanto criticaron antes… creo sin dudas que el PAN es ahora la alternativa a tanta corrupción y tanta improvisación”.

 

¿QUÉ HA HECHO EL PRI?

Por cierto, ¿Qué ha hecho el Partido Revolucionario Institucional (PRI) al respecto? ¿Se ha pronunciado en contra del nombramiento? ¿Ha impugnado el que Rosario Piedra haya llegado a la presidencia de la CNDH? Porque el silencio del PRI motiva a sospechosismos. El que no haya dicho ni pio antes, durante y después del nombramiento espurio de Piedra Ibarra, da mucho en que pensar. ¿O es que Alejandro Moreno ya se arregló con la 4T? Porque que yo recuerde, el PRI parece un partido comparsa de Morena ya que desde que llegó al poder, no ha mostrado ser un partido de oposición. Al menos esa es la impresión que a todos nos da.