ZAGAL

0
115

¡EEEH EVO!

Casi 14 años al frente, el jefe de Estado con más años de servicio en América Latina, actualmente. ¿Cómo lo hizo? Invirtiendo de manera considerable en programas sociales, iniciativas para erradicar pobreza, poca infraestructura, teniendo como “voto fuerte” al más del 45% de indígenas que hasta ese entonces habían estado luchando para ganar derechos y representación de una clase política que consideraban dominada por la gente adinerada y de ascendencia europea.

¿En dónde hemos visto algo parecido?

De los elementos más fuertes de la famosa “marea rosa” – término usado en política para describir al movimiento de izquierda en América Latina – Evo Morales, renunció a la Presidencia de Bolivia, luego de haber obtenido la reelección dos veces, la volvió a insistir por una más en las elecciones celebradas este año, y hay quien afirma que la consiguió, pero ¿a costa de qué?

Los opositores se lamentaron cuando parecía que se estaba logrando una estrecha victoria en la primera vuelta en la carrera presidencial, por lo que a través de fuertes reclamos, por parte de la oposición, de un posible fraude – donde incluso algunas personas perdieron la vida – exigen la renuncia del entonces “presidente electo” para poder convocar nuevas elecciones.

La gota que derramará el vaso, fue el momento en el que el ejército de ese país tuvo que tomar postura respecto de los acontecimientos, puesto que se llegó al extremo de no quebrantar el orden público y no parecía  muy lejana su intervención.

Para esto, se lanzó un comunicado haciendo valer que nunca optaron por enfrentarse al pueblo, misma que fue acompañada de una recomendación hacia el presidente, de hacerse a un lado para evitar que el daño fuera aún más grave.

Entre todo el “caos”, la Organización de Estados Americanos, contaba con presencia en ese país con observadores electorales, los cuales auditaron el proceso electoral y dentro de sus hallazgos, aparecieron las siguientes irregularidades: 1) la presencia de un servidor fantasma, puesto que el recuento quedó interrumpido el 20 de octubre de 2019 a las 19.40 con más del 80% del voto escrutado. Según la OEA, cuando se reanudó el recuento, los datos fueron redirigidos a un servidor cuya existencia no se había informado y el mismo gobierno de Bolivia se deslinda de la responsabilidad. 2) según la OEA, en el último 5% del cuento de los votos, las boletas a favor de Evo Morales se dispararon de forma no consistente con el promedio anterior, explicado de una manera más sencilla, los últimos 290.402 votos contabilizados, Morales ganó un 60.5%, mientras Mesa obtuvo solamente un 23,8%. Un “comportamiento muy inusual” según el informe. 3) los técnicos de la OEA realizaron un análisis pericial caligráfico y encontraron varias actas en las que el partido de Evo obtuvo el 100% de los votos y la participación en algunas de esas mesas alcanzaba el 100%. Un hecho imposible, ni en las escuelas se cuenta con tanta participación. 4) se rompió con la cadena de custodia de los votos, puesto que ninguna dependencia administrativa se hizo cargo de cuidar su traslado; además los observadores de la OEA encontraron material electoral incendiado. Por último, el informe resalta alteraciones en el sistema de voto extranjero, poniendo como caso concreto los Bolivianos con residencia en Argentina, señalando que el registro de votos emitidos era mayor al registro de ciudadanos en ese padrón.

Lo anterior se expone con la intención de generar un cuestionamiento individual sobre si lo que se observó por parte de la OEA, es verdad; y también, para darnos una idea de lo que fue capaz de hacer un sistema al mando de una persona que hoy duerme como huésped distinguido en la Ciudad de México, pues el Gobierno Federal decidió ofrecerle asilo político. Una burla.

Tenía tiempo que no opinaba respecto de temas del Gobierno Federal de México – y ahora lo hago solo poquito – pero la verdad es que hay cosas en las que uno no puede, y no debe, quedarse callado. Es increíble que en pleno siglo XXI, se lleven a cabo este tipo de actos, hablando al respecto de los 2 países, donde el primero se burla de la democracia y vulnera la participación y derechos de todo un pueblo; y el segundo, de manera incongruente ofreciendo lo que prometió desaparecer.

Al final del día, todo queda a su criterio, querido lector, sobre si las decisiones y acciones llevadas a cabo son las correctas, pero no podemos olvidar que el pasado existe, los hechos están presentes y el futuro debe de preocuparnos.

Reciban un saludo, muchas gracias.

Nos leemos la próxima semana.