LA PUNTA DE LA MADEJA

 

EL MAL EJEMPLO CUNDE

El mal ejemplo de culpar a los periodistas, a los medios de comunicación de todos los males que aquejan a las figuras públicas de cualquier ámbito, ha cundido sobre todo cuando desde el más alto púlpito del país se alienta y pone el ejemplo.

El reflejo de una realidad que incomoda a algunos, ha vuelto de los ataques a los medios de comunicación, el deporte nacional, y el sector de la Iglesia no se ha quedado al margen de ello, que a través de personeros enviaron un escrito al gobernador Miguel Riquelme en el que piden su intervención en contra del periódico El Heraldo de Saltillo y su director, Francisco de la Peña porque, dicen, el obispo de Saltillo, Raúl Vera López y su asistente Jaqueline Campbell Dávila se sienten agredidos e intimidados, porque supuestamente se les violó el derecho a su privacidad.

¿QUÉ PASÓ?

Lo que inició todo este nuevo berenjenal en que se ha metido don Raúl, fue que, grabado por un cliente dentro de una cantina denominada ‘Chachos bar’, el cual se hizo viral a través de las redes sociales y que El Heraldo, al igual que cualquier cantidad de medios del estado y de otras entidades del país, lo retomaron y difundieron, aunque el embate ha sido de manera personalizada contra El Heraldo y su director.

En éste aparecen los dos personajes mencionados ‘echando cheve’, hecho que por sí solo no tiene nada de malo, porque como cualquier otra persona, don Raúl y su acompañante tienen todo el derecho del mundo de hacerlo. El meollo es que como personas púbicas y en un lugar público, están sujetos al escrutinio público. No fue en un lugar privado ni andaba tras ellos ningún ‘paparazzi’. Fueron grabados por un cliente del mismo bar en el que ellos estaban bebiendo algunos tragos. En un lugar público, por lo que no existe tal violación a su privacidad.

El cuestionamiento que se hizo fue que justo el mismo día, el Obispo Emérito de Saltillo, Don Francisco Villalobos Padilla, hospitalizado por enfermedad en la clínica La Concepción de Saltillo, no podía ser dado de alta porque la Diócesis no aceptó pagar el remplazo de las baterías de su marcapasos, dejando esta responsabilidad a una aseguradora omisa, según relata El Heraldo en su respuesta.

CIERRAN FILAS

Tras el intento de intimidación en contra de El Heraldo y su director Francisco de la Peña, lo que se generó fue una espontánea y pronta muestra de solidaridad de una importante cantidad de periodistas de las diferentes regiones del estado integrantes de la ‘Red de Reporteros de Coahuila’, quienes también fijaron su posición en torno al tema, en un documento firmado por más de 60 periodistas, y dirigido a la ‘Opinión Pública’, al gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís; a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; y al Nuncio Apostólico en México, Franco Coppola.

Este cierre de filas tan pronto como numeroso, seguramente no era lo que esperaban los generadores de la idea, redactores y firmantes de la carta dirigida al Gobernador, pero con copia al secretario de Gobierno, José María Fraustro Siller; el alcalde Saltillense, Manolo Jiménez; y al delegado del Gobierno Federal, Reyes Flores Hurtado.

O sea, el intento de intimidación iba en grande, pero al final, parece que terminarán por toparse en pared. Calladito se veía más bonito, porque ahora muchos están escarbando para acopiar todos los escándalos en que, contrario a su papel como líder de la Iglesia católica, se ha visto involucrado Vera López, pero en fin, que está en toda su libertad de reaccionar como mejor convenga a sus intereses, pero también el gremio periodístico tendrá el derecho de hacer lo propio.

Aunque indudablemente, hay quienes no saben practicar de la mejor forma este deporte nacional en que se ha convertido desde altas esferas, los ataques a los medios y a los periodistas, por el simple hecho de retratar la realidad, una realidad que quienes se dan golpes de pecho, quisieran mantener oculta para seguir disfrutando de privilegios.

 

laotraplana@gmail.com

 

@JulianParraIba