EN EL TINTERO

0
86

Sin sorpresas ¿Y la paridad?

Sin sorpresas se nombraron los seis nuevos magistrados y el presidente del Tribunal Superior de Justicia en Coahuila que ocupan ya las posiciones acéfalas que dejaron quienes decidieron tramitar su jubilación en este órgano judicial.

En el caso de la presidenta Miriam Cárdenas Cantú, quien a un año dos meses antes de concluir su periodo decidió abandonar el barco, la sustituye ni más ni menos que Miguel Mery Ayup cercano no solo colaborador sino amigo personal del gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís.

Se dice que Mery sólo estará por este lapso para ceder el lugar en la nueva administración a Luis Efrén Ríos. Lo más bizarro es que este jueves, fue el propio exdirector de la Academia Interamericana de Derechos Humanos (AIDH) quien propuso al lagunero para asumir la presidencia y lo secundaron otros magistrados como Juan José Yañéz Arreola. Lo cierto es que ya todo estaba palomeado, el resto es solo pan y circo.

Y en el caso de los seis magistrados numerarios nombrados que tomaron protesta ante el Congreso del estado, también varios de ellos son personajes muy allegados al Ejecutivo del estado que fueron colocados en posiciones claves y estratégicas, pero, sobre todo, benéficas. Imagínese con sueldos exorbitantes de entre 100 mil y 150 mil pesos o más por 15 años. ¡Nada mal!

Sin embargo, hay que decir que todos reúnen el perfil judicial que pedían los abogados, aunque algunos tienen también amplia trayectoria política que era lo que rechazaban los litigantes.

El que prefirió retirarse antes de que la 4T haga sus estragos en los ingresos de estos magistrados fue Armin Valdés, quien se apareció en la toma de protesta y sin empacho dijo que desde el miércoles se oficializó su jubilación y reveló que se va por la inminente entrada de una Ley de Remuneraciones en la que se les pretende bajar el salario.

“La verdad es que sí, sí me voy muy bien (económicamente)”, expresó en entrevista al admitir que se va con el 100 por ciento para su pensión. ¡Qué tal!

Parece que todo se dio sin sorpresas como se esperaba y con otro lagunero al frente de una posición importante. Y ahora los tres poderes quedan en manos de políticos torreonenses. Supongo que así no les hace falta ningún estado de la Laguna.

Pero quedó una preocupación, pues de los 6 magistrados nombrados y de los 15 que conforman el pleno del Tribunal Superior de Justicia sólo se hay una mujer, Carmen Galván Tello, una abogada con amplias capacidades.

Aunque el presidente de la Junta de Gobierno en el Congreso del Estado, Marcelo Torres Cofiño, quiso evadir la pregunta de una servidora por tres ocasiones no le quedó de otra que responder al cuestionamiento ¿Por qué sólo una mujer?, ¿Y la paridad de género?

“En el caso de la paridad no aplica en el Poder Judicial, esto es una realidad desde el ámbito legal y aquí esta la decisión, hay otros aspectos donde sí lo obliga y se respeta, en el caso del Poder Judicial es una excepción”, respondió.

Sinceramente no di crédito a su respuesta porque la paridad es un tema universal, no es posible aplicarla a conveniencia, ¿pues no andaban criticando al Instituto Electoral de Coahuila disque porque no privilegiaba realmente la paridad de género?

El tema de la paridad en el Poder Judicial es que los espacios estaban reservados para algunos amigos, y aunque algunos dicen que falta formar a mujeres en diversos ámbitos, Carmen Galván consideró en entrevista que no es así, pero falta impulsarlas en estos espacios.

En fin, la conclusión es que se dieron los nombramientos en consenso con todos los partidos políticos sin patalear y estos personajes serán quienes estén a cargo de la impartición de justicia. Hay que estar muy atentos para calificar su desempeño.