A LA BÁSCULA  

 

No disparen, somos periodistas 

Aún en los conflictos bélicos más sangrientos y atroces, en las grandes guerras que han provocado cientos, millares de muertos, existen reglas y normas que en la mayoría de los casos se respetan. Como el hecho de permitir libremente realizar su trabajo a socorristas de la Cruz Roja, de la Luna Roja y otros afines, a fin de levantar y atender a los heridos en combate; también a los periodistas para que lleven a cabo su labor informativa.

Con distintivos que muchas veces son improvisadas banderas blancas, los periodistas logran que se les identifique y, más recientemente algunos hasta portan playeras o pancartas con leyendas como ‘Prensa, no disparen’ o ‘No disparen, somos periodistas’ que, aunque parezca poco creíble, son respetados casi siempre por ejércitos combatientes, sean estos oficiales o de grupos rebeldes.

En México sin embargo en la última década, los periodistas lejos de ser respetados para poder realizar nuestro trabajo, nos hemos convertido en el blanco preferido de los grupos delincuenciales, pero también de gobernantes de todos los niveles, no por nada el nuestro es uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo.

Es la eterna lucha de la espada contra la pluma, que es ésta última la única arma que solemos blandir los periodistas. Hemos transitado del ‘no pago para que me peguen’ al ‘yo sé que ustedes no aplauden’, hasta el ‘si se pasan ya saben lo que les pasa’, hasta rematar con un te lo digo Juan para que lo entiendas Pedro, disfrazando una frase de Gustavo A. Madero en los tiempos de la revolución: ‘Le muerden la mano a quien les quitó el bozal’. Parafraseando para que no parezca insulto o amenaza.

Los periodistas ni somos perros ni hay un mesías que vino a liberarnos de nada. Los espacios y el camino que hemos avanzado no nos lo ha regalado nadie como graciosa concesión, lo hemos ganado a puro pulmón, nos ha costado vidas, muchas vidas, por lo que nada tenemos que agradecer a falsos mesías.

En México se puede ser narcotraficante, asesino, líder de cárteles y organizaciones criminales sanguinarias, y se le otorgan abrazos, no balazos; se puede ser gobernante nadando en los excesos de la corrupción, y asumir una actitud cínica y desvergonzada, y va a contar con la simpatía y hasta protección de quienes se rompen las vestiduras gritando a cielo abierto que no son como los de antes, que no los comparen porque ‘eso sí calienta’.

Pero no seas periodista porque toda la furia del estado es descargada de manera implacable, por el simple hecho de retratar la realidad. Ahora resulta que tras lo ocurrido el 17 de octubre en Culiacán, los malditos son los de la prensa, los periodistas, los reporteros, cuando no se dan cuenta que de entonces a la fecha y con ese tema, el gobierno se ha venido moviendo en tierras pantanosas, y que mientras más se mueven, más se hunden. Si se me permite el término, a ver si no se les ‘ayotizapisa’

¿Era necesario cambiar de versiones de los hechos tantas veces como si se cambiaran de calcetines? ¿Era necesario exhibir como lo hicieron con nuestro Ejército, y sobre todo de quien se supone que es su Comandante Supremo? ¿Era necesario enredar de tal forma las cosas para luego mandar a dar una explicación al general Secretario de la Defensa Nacional, tan detallada como innecesaria? Calladitos se hubieran visto más bonitos.

En este mismo espacio, lo he mencionado en varias ocasiones, que el respeto de una carretera de dos vías, es decir, de ida y vuelta, y alguien que no respete, no puede esperar ser respetado. Y aquí la carretera no es más que de una sola vía: o piensas como yo y dices lo que yo quiero que se diga, o te mando a la hoguera y te promuevo un linchamiento. En ese sentido, vamos como los cangrejos.

Con el 10 por ciento de la virulencia enderezada contra los periodistas, si la hubiera dirigido contra el Cártel de Sinaloa el 17 de octubre en Culiacán, los hubiera doblegado, los hubiera dejado postrados como el grupo de delincuentes al final del día colocó a las fuerzas federales, al gobierno federal.

Esta historia me hace recordar a los ‘machitos’ de barrio que son unos ejerciendo violencia física contra las mujeres de su familia pero que, si un tipo en la calle los agrede, se quedan callados; son incapaces de provocar a quien saben que les va a responder, y que además los va a derrotar.

Como en Culiacán se enfrentaron con quienes supieron responder de manera violenta, ahí mejor bajaron los brazos con el argumento de que fue una decisión humanista para evitar una masacre. Pero a los periodistas, como nada más llegan armados con la pluma, a esos sí hay que aplastarlos, y vencerlos. Es la eterna lucha de la espada contra la pluma.

De este lado no se portan armas, se trabaja con el intelecto. Ya basta, no disparen, somos periodistas.

 

laotraplana@gmail.com

 

@JulianParraIba

Artículo anteriorINDICADOR POLÍTICO
Artículo siguienteALGO QUE VALE LA PENA CONTAR
Es director del diario digital La Otra Plana y la revista impresa Metrópolis. En cuatro décadas de ejercicio periodístico ha trabajado en diarios como El Norte de Monterrey, La Opinión-Milenio en Torreón, Esto en la Ciudad de México y a.m. en León, Guanajuato entre otros; ha sido conductor en programas de radio y televisión. Es columnista en varios medios impresos y digitales de Coahuila y Durango.