“Absurdo” acusar al Presidente por caso Culiacán: Reyes

0
104

Responsabilizar al presidente Andrés Manuel López Obrador por el operativo realizado en Culiacán es como quererlo acusar de una negligencia médica en el Instituto Mexicano del Seguro Social, “es un absurdo”, sostuvo el delegado del Gobierno Federal en Coahuila, Reyes Flores Hurtado.

Dijo que el operativo fallido tiene responsables y son los funcionarios públicos concretos en el tema de seguridad “que se les salió de control y que luego el evento generó una crisis de seguridad”.

Tras el enfrentamiento entre grupos criminales y miembros del Ejército en aquélla ciudad, que dejaron como saldo varios elementos castrenses muertos, el funcionario federal expresó que “con todo respeto de quienes están en esa línea, no fue responsabilidad del presidente el operativo”.

Dijo que por el contrario, la intervención del presidente se da por una condición de inseguridad que se había desatado después de un operativo fallido, “en el que el presidente tuvo que intervenir porque había amenaza de vida de muchos civiles, entre los que se encontraban familias de militares”.

Sostuvo que Andrés Manuel López Obrador debía tomar una decisión y la asumió, y ésta fue evitar que con el pretexto de la detención de un delincuente de este tamaño se sacrificaran muchas vidas de gente inocente.

“No protegió el riesgo de la vida de quienes estaban en el operativo, sino el riesgo de la vida de civiles que se colocaron en medio de un caos de seguridad derivado de un operativo fallido”.

Comparó el hecho con las veces que se ha negociado por un avión secuestrado “donde hay cien vidas de por medio”, para la liberación de reos internacionales, “entonces la verdad es que se hacen críticas a la ligera en todo el contexto, sin hacer un análisis objetivo de cada momento”.

En relación a que se hayan tomado acciones para fincar responsabilidades de quienes tomaron las decisiones en el operativo en cuestión, Reyes Flores dijo desconocerlo pero insistió en que en su momento las autoridades de seguridad deberán hacerlo porque “desde luego que sí hubo omisiones graves que pusieron en peligro a la población y tendrá que haber acciones, pero eso es otra cancha”.

Apuntó que como servidor público la gran enseñanza que deja este tema es que no se puede minimizar la fuerza de los grupos criminales, ni se puede dejar a la ligera un operativo de este tamaño y se deben de tomar todas las decisiones de seguridad y de inteligencia que permitan no solo garantizar la salida de la ciudad del delincuente sino también proteger daños colaterales a la población.

“Se puede hacer esto, se tiene la capacidad y la fuerza para hacerlo… ir a detener a un delincuente de este tamaño sin blindar o tratar de prever los disturbios que iba a haber, no fue lo correcto”. (ESMERALDA SÁNCHEZ / INFONOR)