Avalan pase directo y ‘palomeo’ sindical; reformas van ahora al Senado

CIUDAD DE MÉXICO. Con la aprobación de la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, este viernes en la madrugada llegó a su fin la discusión de las tres leyes secundarias de la Reforma Educativa en la Cámara de Diputados, reportó Excelsior.

Fueron 15 horas de debate legislativo, de manifestaciones y bloqueos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE); las leyes secundarias fueron remitidas al Senado para su análisis.

Dicha ley, avalada con 251 votos en favor y 98 en contra, concede a las representaciones sindicales del magisterio la decisión sobre las plazas docentes y el pase automático a éstas a los normalistas.

La Ley para el Sistema de Carrera de las Maestras y Maestros establece que representantes sindicales estarán incluidos para “decidir la asignación de plazas, los ascensos e incluso los cambios de centros de trabajo de los empleados de la educación”.

En ésta, la última ley discutida por los diputados, los reclamos de la oposición a los promotores de las leyes reglamentarias estuvieron presentes.

Iran Santiago Manuel, diputado de Morena, aseguró que logró erradicarse “la reforma punitiva” de Peña Nieto.

“Fueron años de lucha, muchos años de lucha, de ser maltratados y ser ignorados; ahora tenemos la oportunidad de eliminar por completo una Reforma Educativa compuesta, punitiva y que resultó perjudicial para los maestros de México”, dijo.

En contraste, Jacobo David Cheja Alfaro, diputado de Movimiento Ciudadano, expresó que sólo cumplieron “la promesa de campaña” del presidente Andrés Manuel López Obrador.

“En Movimiento Ciudadano estamos en contra de los dictámenes que hoy (viernes) se están discutiendo, que descaradamente violan el proceso legislativo, toda vez, que a través de un albazo, quitaron las partes clave de las leyes reglamentarias para satisfacer compromisos de campaña”, sentenció.

Con la aprobación de estas leyes secundarias, quedó sepultada la Reforma Educativa del presidente Enrique Peña Nieto, que obligaba a los maestros a concursar por su plaza y a someterse a exámenes de evaluación. (EXCELSIOR)