Martín Madrigal, de Coahuila para el mundo

0
225
MARTÍN MADRIGAL, originario de Torreón pero vecino de Saltillo desde hace muchos años, es considerado por la crítica internacional como uno de los mejores guitarristas de México y de América Latina

Es considerado como uno de los mejores guitarristas de México y América Latina

Cuando tenía unos siete años, Martín Madrigal sintió por vez primera las seis cuerdas de una guitarra, escuchó cómo sonaba y decidió que era el momento de aprender música.

Nacido entre músicos y crecido entre la música, Martín Madrigal fue apropiándose cada vez más de lo que terminaría por convertirse en su vida. Su papá y sus hermanos tocaban la guitarra, el piano y el acordeón. Su abuelo paterno fue concertista, y quizá desde él venga la ‘vena concertista’ en la familia Madrigal.

Martín Madrigal, originario de Torreón pero vecino de Saltillo desde hace muchos años, es considerado por la crítica internacional como uno de los mejores guitarristas de México y de América Latina.

El coahuilense y su guitarra han recorrido un sinnúmero de países en el mundo llevando sus melodías. Ya conquistó el Palacio de Bellas Artes, y también lo hizo en salas de Estados Unidos, Cuba, Puerto Rico, Perú, Chile, Venezuela, Colombia, Paraguay, Argentina, España, Italia, Grecia y Serbia, por mencionar algunos.

Cuando Martín Madrigal Guzmán tenía 10 años supo que lo suyo era la música, ya tenía un par de años tocando la guitarra y estaba enamorado de ella. A esa edad tuvo la oportunidad de estar en la Casa de Cultura de Torreón hasta que cumplió los 15. Martín iba como aprendiz, pero, de tan bueno que era, terminó como maestro.

CADA DÍA MARTÍN Madrigal le dedica entre 5 y 6 horas a su guitarra, pero –como él dice- tiene que ser muy organizado para darle a cada asunto su tiempo

Después de allí había que tomar una decisión, y, en entrevista con EL HERALDO, el guitarrista revela que estuvo a punto de dejar la música y dedicarse a otra profesión, y es que entonces, la única opción para aprender música era la Ciudad de México.

Su padre supuso que lo de Martín era pasajero, y en un par de años, con suerte, ya se le habría pasado la emoción de la guitarra.

Cuando Martín Madrigal supo que en Monterrey se abría la Escuela Superior de Música y Danza “Carmen Romano López Portillo” supo que era su oportunidad. Y con el permiso de su padre salió a la vecina ciudad.

Lo que su papá había augurado no pasó, lo del lagunero no era una moda del momento, sino una decisión de vida. Había decidido dedicarse por completo a la música.

Luego de Monterrey, Madrigal Guzmán recibió la oportunidad de estudiar en Cuba con quien era y sigue siendo su ídolo, el maestro Leo Brouwer, mítico músico cubano, quien terminaría apodándolo “Manitas de Plomo” por la potencia del sonido que producía con su guitarra.

También estuvo en San Diego California, estudiando con el guitarrista español Ángel Romero.

Y después, para hacer su maestría, decidió establecerse en Sevilla, España, para terminar de especializarse. Estando en el viejo continente se inscribió a un curso en Santiago de Compostela, que finalizaba con un concurso, en el que fue elegido como el mejor, recibiendo el premio “Rosa Sabater”.

Algo que caracteriza a Martín Madrigal es el hecho de que siempre regresa a Saltillo, aquí en esta ciudad es donde vive y está su familia.

“Siempre he vivido aquí y siempre gracias a Dios me ha ido muy bien”, señala.

“Yo quise romper esa estructura demostrarnos que sí se pueden hacer las cosas organizándose, estudiando, teniendo ese talento, se pueden hacer bien las cosas siempre y cuando estén bien estructurado en tu vida, hablo de tu vida que tienes que ser esposo, padre, hermano y además tienes que ser maestro, tienes que ser concertista, todo eso tienes que tenerlo y plasmarlo bien”, agrega.

Madrigal ha grabado cuatro discos y dice que está a punto de grabar uno más, el próximo mes de noviembre con una obra que califica como “muy bella”.

El maestro se dice sorprendido porque, a pesar de que no ha grabado tantos discos en su carrera, en YouTube se encuentran muchas melodías interpretadas por él.

Cada día Martín Madrigal le dedica entre 5 y 6 horas a su guitarra, pero –como él dice- tiene que ser muy organizado para darle a cada asunto su tiempo.

Sus hijos crecieron escuchando música y su esposa le ha dado todo el apoyo para que continúe con su pasión.

Además, Martín es profesor –desde hace 31 años- en la Facultad de Música de la Universidad Autónoma de Coahuila.

MADRIGAL HA GRABADO cuatro discos y dice que está a punto de grabar uno más, el próximo mes de noviembre con una obra que califica como “muy bella”

Al preguntarle sobre su concierto favorito, Martín Madrigal dice que todos son especiales para él, pues lo mismo ha estado en salas grandes e importantes en México y en el mundo que en salas o iglesias pequeñas, pero de cada una guarda un grato recuerdo.

“Yo siento que uno se tiene que entregar siempre sea el escenario que sea… en el escenario me empiezo a perder -en el buen sentido de la palabra- a irme con la música pues ya logre mi objetivo”, indica.

Reconocimientos el maestro Madrigal ha recibido muchísimos, desde el Rosa Sabater en España, la Presea Saltillo, la Presea Manuel Acuña y la Presea Rotario.

Pero Martín nunca olvida a Coahuila, por eso, desde 1996 fundó el Festival Internacional de Guitarra de México, considerado uno de los más grandes eventos guitarrísticos del mundo y que se realiza en Saltillo.

RECONOCIMIENTOS EL maestro Madrigal ha recibido muchísimos, desde el Rosa Sabater en España, la Presea Saltillo, la Presea Manuel Acuña y la Presea Rotario

Madrigal Guzmán ha sido reconocido como uno de los mejores en el orbe, por eso que constantemente tenga presentaciones en Europa.

“Afortunadamente estamos en este nivel que se necesita estar activos, se necesita estar estudiando constantemente para mantenerse en ese nivel, sobre todo si quieres hacer la carrera internacional es la única manera de estar activo, estudiando, documentándote día a día”, dice el maestro.

Al finalizar la entrevista, Martín Madrigal toma su guitarra, y en la sala de su casa se concentra para comenzar a rasgar las cuerdas, sus dedos producen poesía auditiva, esa poesía que ha enamorado a los europeos, los latinoamericanos y estadunidenses. (JOSÉ TORRES | FOTOS: HARUMI KAWASAKI)

 

FRASE DESTACADA

“Yo quise romper esa estructura demostrarnos que sí se pueden hacer las cosas organizándose, estudiando, teniendo ese talento, se pueden hacer bien las cosas siempre y cuando estén bien estructurado en tu vida, hablo de tu vida que tienes que ser esposo, padre, hermano y además tienes que ser maestro, tienes que ser concertista, todo eso tienes que tenerlo y plasmarlo bien”, Martín Madrigal