ÍNDICE

Marcó doble Cuauhtémoc Cárdenas durante el homenaje que el martes le rindieron en el Senado. “Los votos se han contado bien, afortunadamente, de 97 para acá…”, señaló en su discurso.

La primera bofetada del auténtico líder moral de la izquierda mexicana es para ese millonario y oscuro personaje que hoy tiene la protección personal del Presidente, Manuel Bartlett Díaz. Una sutil evocación de aquélla caída del sistema que despojó del triunfo a Cárdenas en las elecciones de 1988.

Y el segundo golpe, y más contundente, para el propio Andrés Manuel López Obrador, que aún ahora sigue rumiando un presunto fraude en 2006, cuando estrenó su cantaleta de “voto por voto y casilla por casilla”. Los votos con los que en aquél entonces Felipe Calderón fue declarado triunfador, estuvieron bien contados de acuerdo con lo dicho por Cárdenas.

El ingeniero Cárdenas es padre del jefe de asesores de López Obrador, Lázaro Cárdenas Batel, pero aún así no sorprendería que le pasen pronto la factura pues en este gobierno no toleran los disensos.

 

NUTRIDA CON buenos perfiles –como pocas veces ocurre en este tipo de organismos– la lista de aspirantes para la vacante en el Sistema Estatal Anticorrupción.

Con mucha anticipación se había hablado de la participación de Miguel Monroy Robles, quien se ha desempeñado desde hace años como director de Coparmex Coahuila Sureste, posición desde la que se ha forjado un prestigio público por la seriedad que le pone a la función.

Pero ahora se sabe que también se ha postulado Raúl Ortíz Flores, quien aunque ahora es más conocido por su participación en el sector público, donde ha estado al frente del Voluntariado de Coahuila, el DIF y una de las áreas regionales de Contraloría y Fiscalización en lo que fue SAGARPA, realmente tiene toda una trayectoria como Contador Público y sin duda también en los organismos no gubernamentales. Su rectitud y compromiso con el trabajo están más allá de toda duda.

Igualmente aspira al cargo Mauricio Díaz, quien laboró por muchos años en las áreas de planeación del gobierno del estado, es un experto que conoce como pocos el entramado de la administración pública y la compleja ingeniería de los presupuestos, pero que además participó en el diseño e instrumentación de los cimientos de la fiscalización en las finanzas estatales. Altamente calificado, cabe ahí y perfiles como el suyo hacen falta en el servicio público.

También figura entre los prospectos Ricardo Sánchez Arriaga, economista con buenas cartas académicas, tuvo experiencias en el sector privado, incluso en el extranjero, y ahora dentro de la administración pública coordina los proyectos de innovación gubernamental desde la Secretaría de Fiscalización. Igualmente participa en la sociedad civil, es presidente de la Asociación Montessori de Saltillo.

La lista de prospectos es extensa, buen reto tiene la Comisión de Selección.

La experiencia en el servicio público, que luego algunos puristas tratan de esgrimir como razón de peso para un veto automático, es sin embargo un activo que deben aportar los integrantes del Sistema Anticorrupción, pues según lo que ha trascendido una de las mayores dificultades que han tenido hasta ahora es en ponerse de acuerdo sobre a qué temas deben enfocarse en su trabajo.

 

VAMOS A VER DE qué están hechos nuestros diputados y cuáles son sus auténticos intereses. Ya recibieron la propuesta de presupuesto para 2020, y cuál era de esperarse el panorama es desalentador.

El gobernador Miguel Ángel Riquelme ya les llamó a formar un frente común por el bien de Coahuila. Y hasta el encargado de la dirigencia del PRI, Rigo Fuentes, rompió su proverbial silencio para demandar lo mismo, y hasta un desglose detallado hizo de los absurdos propuestos en el documento que el domingo entregó Hacienda a la Cámara de Diputados.

La competencia constitucional sobre el gasto público es de los diputados, pero también los Senadores pueden sumarse a las gestiones. ¿Lo harán?

También quien ha señalado las incongruencias, y lo ha hecho en la propia mesa de Hacienda, pues incluso representa a cinco estados en las discusiones de la política de ingresos, es el Administrador Fiscal de Coahuila, Javier Díaz González.

Díaz ha hecho notar que Coahuila le genera a la federación ingresos fiscales que superan en tres veces a los que genera por ejemplo Oaxaca, y sin embargo con los criterios de gasto actuales, hay una mayor inversión en el estado sureño que en el nuestro, castigado por sus niveles de eficiencia en el combate a la marginación.

 

EN EL TERRENO político, no pierdan de vista al Secretario del Trabajo Román Alberto Cepeda, quien representa en Torreón al gobernador en todo evento importante al que Miguel Riquelme no puede acudir.

¿Lo preparan para ir por la revancha y competir nuevamente por una diputación? Tamaños los tiene, el asunto es que ¿y luego a quién dejan en su lugar donde está haciendo bien las cosas?