POR UN MARCO JURÍDICO CON DIENTES

0
2

Ante los graves problemas de escasez de agua, de abatimiento de los mantos acuíferos, de contaminación, debe ser bienvenida toda iniciativa tendiente frenar y equilibrar recarga contra extracción del recurso hídrico, en este caso en la Región Lagunera.

Por ello cobra importancia el foro realizado en días, bajo la organización del diputado federal Francisco Javier Borrego Adame, integrante de la Comisión de Recursos Hidráulicos, Agua Potable y Saneamiento de la Cámara de Diputados, foro en el que se manejó la  imprescindibilidad de reformar el marco jurídico para poder alcanzar un manejo adecuado del cada vez más escaso recurso agua. En el foro estuvo presente el diputado presidente de dicha comisión, Feliciano Flores Anguiano, funcionarios de la Comisión Nacional del Agua, aunque no su directora general, Blanca Jiménez, cuya ausencia fue repudiada sobre todo por las organizaciones de campesinos presentes.

El foro estuvo encaminado a reformar y actualizar la Ley General de Aguas Nacionales que derive una mayor drasticidad para castigar actos de corrupción en el uso indebido o ilegal del agua, lo cual resulta esencial, pues hasta hoy pareciera que la Conagua fue creada para proteger los intereses de los depredadores de los mantos acuíferos, los enriquecidos ganaderos. Si el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador está realmente decidido a eliminar la corrupción en el tema de la extracción ilegal tiene mucha tela de donde cortar.

Las reformas a la mencionada ley federal tienen amplio campo para operar, desde el monitoreo y medición real de los volúmenes que se extraen, el tratamiento y reciclaje, la regulación del recurso para uso doméstico, industrial y rural, hasta la creación de una policía especial.

Iniciativas ha habido muchas emanadas de diversos frentes y activistas. Ojalá el foro organizado por Borrego Adame no quede como una intentona más de cesar la indiscriminada y peligrosa extracción de agua en La Laguna; que se le dé seguimiento a las propuestas y las modificaciones al marco jurídico lo doten de dientes para proceder contra quienes están agotando los mantos acuíferos sin dar oportunidad a su recarga.