EN EL TINTERO

0
52

De gemelos y nonillizos

¿Recuerda usted aquel penoso y bochornoso evento que resultó toda una farsa en la región Sureste de Coahuila? El supuesto embarazo de Karla Vanessa Pérez Castañeda, una mujer que hizo público que gestaba en su vientre a nueve bebés en un afán de recibir ayuda para su manutención.

El hecho ocurrió en 2012, causó revuelo internacional y puso la mirada de medios de comunicación y de sociedad civil en el Municipio de Arteaga. Y es que se consideró como un hecho increíble que una mujer pudiera dar a luz a nueve hijos, tan solo siete meses después de haber tenido trillizos.

Y es que la mujer mostró a algunos medios locales un eco presuntamente realizado en el Hospital General de Saltillo, así como una fotografía de los supuestos trillizos, a lo cual la entonces secretaria de Salud, Bertha Castellanos Muñoz, aclaró que ningún Hospital del Sistema Estatal le había practicado dicho eco, por lo que desconocían el origen del estudio, y finalmente se descubrió la mentira.

Aunque hay que decir que la farsa alcanzó a muchos, medios de comunicación, autoridades, hasta al propio responsable de una de las áreas del DIF quien en ese entonces avaló el eco apócrifo, uno que otro hasta le acarició el vientre (presuntamente de nueve meses), y una parte importante de la sociedad se volcó en ayuda con la entrega de ropa, enseres y alimentación para los pequeños.

Hace casi ya ocho años de ese suceso y vuelve a ocurrir un hecho similar, aunque la mentira en esta ocasión duró muy poco, afortunadamente sólo unas horas.

Nancy “N” una mujer de 20 años presuntamente embarazada de nueve meses que fue encontrada en el Fraccionamiento Plaza de Saltillo, aseguraba haber sido secuestrada, y sus hijos -gemelos-, extraídos del vientre por parte de delincuentes.

El Fiscal especializado en la Búsqueda y Localización de Personas, José Ángel Herrera, confirmó que las investigaciones arrojaron que la versión de la mujer se trató de una mentira tras la declaración de Nancy quien reconoce que sólo intentaba retener a su pareja Marcos.

Según la investigación Nancy buscaba llamar la atención de su exnovio, incluso sus familiares no se percataron de la mentira, pues habían organizado un Baby Shower del cual quedaron plasmadas fotografías con su vientre aparentemente de nueve meses de gestación.

Se determinó que Nancy requería atención psicológica pues no era la primera vez que protagonizaba una mentira de este tipo, aunque en esta ocasión la llevó a grandes niveles, y en redes sociales inició la mofa.

Pero hay que ver la gravedad de este tipo de hechos, porque estas mentiras nos llevan a un problema mayor, la dificultad para atacar otro tipo de casos realmente serios en los que se pierde la fe y la conciencia de la sociedad, por este tipo de sucesos.

Casos como el de Karla y Nancy provocan; primero, que la buena fe de las personas que se animan a ayudar cada día se vaya perdiendo y; segundo, que no se tome en serio a las verdaderas víctimas, pues en el hecho más reciente se advertía de un posible feminicidio, trata de personas y hasta robo de infantes.

La sociedad ha entrado en una psicosis por el panorama general que se observa en el país respecto a la inseguridad y no se vale que mentiras como estas enrarezcan más el ambiente de una sociedad que busca la tranquilidad en su comunidad.

Entendemos que son personas que requieren de atención psicológica y que el ser humano no es perfecto, pero ahora que hablamos del apoyo que requiere un importante número de mujeres, estas mentiras de unas cuantas nos alejan más de alcanzar los objetivos para acabar con la violencia de género.