DE BUENA FUENTE

Venganza ponchada…

La inercia y la burocracia son el principal problema que enfrenta en Coahuila el delegado federal, Reyes Flores Hurtado.

Su anunciada y cacaraqueada venganza política en contra de Humberto y Rubén Moreira, enfrenta naturales obstáculos en la entidad.

A nivel federal tampoco existe convicción y ganas de apoyar a Reyes Flores en su titánico objetivo, que se diluye como agua en sus manos.

Flores Hurtado pidió al  Fiscal Alejandro Hertz Manero revivir la investigación de la matanza en Allende, y el funcionario federal le dijo que sí, pero aún es fecha que duerme el sueño de los justos.

Tras la captura del ex gobernador Jorge Torres, el delegado federal se interesó por conocer las declaraciones del también empresario saltillense.

Reyes viajaba con regularidad a la ciudad de México para leer con ansiedad el obeso expediente de Torres, en búsqueda de nuevos involucrados en la mega deuda coahuilteca.

Es más, prometió que en el transcurso de las semanas posteriores al internamiento de Jorge en el penal,  la Fiscalía Federal estaría en disposición de cumplimentar nuevas órdenes de aprehensión.

Pero hasta la fecha ni la matanza de Allende es investigada, ni hay indicios de que funcionarios estatales involucrados en la también llamada estafa maestra de Coahuila puedan ser molestados por las autoridades federales.

A ojo de buen cubero, se advierte que ni el Presidente Andrés Manuel López Obrador, ni el Fiscal General, Alejandro Hertz Manero, tienen la menor intención de apoyar la venganza personal prometida por Flores Hurtado.

A menos, claro, que la estén guardando para el próximo año electoral.

Mientras tanto, el súper delegado rumia su humillante fracaso.

 

¡Ahí viene el lobo!

No es por intrigar, pero si el PRI y el PAN piensan que Morena se la vive en permanente riña interna y no presta atención a la elección a diputados locales, están muy equivocados.

Personeros del senador Armando Guadiana Tijerina comienzan a charlar con políticos representativos de cada región, para explorar su posible integración a la Cuarta Transformación.

El Secretario General del IMSS, Javier Guerrero, discreta y eficientemente también  tiende puentes con priistas inconformes con el trato que reciben, y se apresta a  convertirlos al morenismo.

El trabajo sigiloso de Armando y Javier comienza a dar frutos inesperados, y para diciembre habrá anuncios importantes en la suma de distinguidos integrantes del tricolor que le apuestan al proyecto de López Obrador.

Al tiempo…