DE BUENA FUENTE

Cerrar filas…

La designación de Javier Lechuga como nuevo titular del Registro Público de Coahuila, es coincidente con la próxima entrada a la etapa intermedia del gobierno de Miguel Ángel Riquelme Solís.

Hasta diciembre pasado, Javier se desempeñó como tesorero del Congreso legislativo local,  y antes laboró como contralor y director de egresos en Torreón.

Javier sustituye en el cargo al jurisconsulto Ramón Verduzco Arguelles, que en calidad de mientras, abrirá su notaría pública, según leí en la columna Acontecer, de El Heraldo de Saltillo.

La llegada de Lechuga Jiménez alimenta el rumor de que el mandatario estatal iniciará su tercer año de gobierno con gente muy cercana, y de probada lealtad al proyecto Riquelmista.

Veremos y diremos…

 

El Pingüino

Algo sucede, acontece, ocurre, con el senador Armando Guadiana Tijerina, y la reciente foto en la que aparece con el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y es que el mandatario nacional es de los que perdonan pero no olvidan, y seguramente la gráfica con Guadiana Tijerina sea solo una manera de exhibir la abyección del popular bigotón, que acudió en busca de perdón.

López Obrador  no busco a don Armando, pues fue el senador quien pidió audiencia en Palacio Nacional.

El legislador coahuilense, dicen, intentó curarse en salud al explicarle la razón por la que votó en contra de Martí Batres en la elección del nuevo líder del Senado de la República.

Según Guadiana,  estaba en peligro su representación como titular de la Comisión Senatorial de Energía, y por eso negoció el sufragio con Ricardo Monreal.

Así es que en los hechos, el viejo del sombrerón, sigue frio paleta.

Es más, capaz que lo hayan puesto a escribir varias planas de “No conozco a Alonso Ancira”.

Cuestión de preguntarle.

 

Nobleza obliga…

No tengo el gusto de conocerla personalmente, pero me dicen que es hija del entrañable líder de la CTM monclovense, Dimas Galindo, y hermana de mi amigo, Pepe.

Rosy Galindo es una verdadera filántropa social, con una activa participación en la Cruz Roja  de Monclova.

Es una mujer sin lastres, ni fama de quedarse con dinero de otros, y se puede decir que también sin enemigos, a diferencia de algunas aspirantes a legisladoras locales.

Rosy representa el rostro de las mujeres monclovenses, que hacen el bien sin ver a quien, y el PRI tiene en ella la gran oportunidad de vencer a la oposición, con una candidata limpia y honesta.