CÁPSULAS SARAPERAS

Juan Antonio De La Fuente

En esta ocasión te platico sobre un mexicano  que vio la luz por primera vez el 7 de febrero de 1816, fecha en la cual nuestra hermosa ciudad era llamada Villa de Santiago de Saltillo y cuyos padres fueron don José Antonio de la Fuente y doña Victoriana de Cárdenas; me refiero a Don Juan Antonio de la Fuente.

El joven Juan Antonio empezó a estudiar la carrera de medicina, pero, la suspendió por problemas económicos. Decidió por ello ponerse a trabajar e iniciar la carrera de la abogacía, logrando en 1837 obtener su título de licenciado en derecho.

En 1840 fue electo Diputado Federal, demostrando grandes dotes de oratoria. Su vestimenta siempre más que sencilla, hecho que causó risas en su primera visita al Congreso, pero cuando empezó a hablar, el resto de los diputados solo tenían atención para escuchar su voz. El respeto se lo había ganado.

Don Juan Antonio de la Fuente, siendo ministro plenipotenciario, defendió a nuestra patria ante el Gobierno Francés de Napoleón III, condenando en el Palacio de la Tullerias la invasión de esa potencia a nuestro país y advirtiéndole a Francia entera: “No luchéis contra mi patria, mi patria es invencible”.

Hoy en nuestra hermosa ciudad de Saltillo existe una secundaria pública de gran prestigio que lleva su nombre, existen muchas escuelas en México que honran a este héroe nacional oriundo de nuestra tierra, Saltillo, pero quien más nos recuerda su nombre es la escuela de bachilleres, el “Ateneo” Fuente, llamado así en honor a este gran Saltillense. En la explanada de esta institución podemos ver su efigie y en el Ateneo su legado.

 

 

 

Artículo anteriorALGO QUE VALE LA PENA LEER
Artículo siguienteVen primordial un uso eficiente del agua en Cuatro Ciénegas
Es Saltillense*, papá de tres princesas mágicas, Rebeca, Malake y Mariajose. Egresado de nuestra máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de Coahuila, en donde es catedrático, es Master en Gestión de la Comunicación Política y Electoral por la Universidad Autónoma de Barcelona, el Claustro Doctoral Iberoamericano le otorgó el Doctorado Honoris Causa. Desde el 2012, a difundido la historia, acontecimientos, anécdotas, lugares y personajes de la hermosa ciudad de Saltillo, por medio de las Cápsulas Saraperas. *El autor afirma que Saltillense es el único gentilicio que debe de escribirse con mayúscula.