AL BORDE DEL COLAPSO

0
84

JUAN ANTONIO MARTÍNEZ BARRIOS

El establecimiento de plantas potabilizadoras en las presas del Río Nazas es presentada como una solución de fondo al problema de la escasez de agua potable en la región.

Sin embargo, se trata de proyectos que si bien ya tienen el visto bueno del gobierno federal, resultan muy costosos y cuya construcción no iniciará en el presente año y muy posiblemente ni en el siguiente, dada su complejidad. Para cuando entren en operación los problemas de falta de agua en la región habrá entrado en una fase de cuestión de salud pública.

En el presente año ya se presentó una escasez del vital líquido que no se había registrado con anterioridad, y lo saben los vecinos de la colonia Torreón Jardín, por citar un ejemplo.

Pero además, las plantas potabilizadoras constituyen una solución al corto o mediano plazo. No vienen a frenar el abatimiento de los mantos acuíferos, no representan una disminución en el consumo del recurso hídrico. De tal manera que mientras no haya un equilibrio entre extracción y recarga acuífero estará al borde del colapso.

El problema de fondo sigue siendo el mismo: una indiscriminada sobreexplotación de los mantos acuíferos a cargo de la actividad lechera a la que se destina el 90 por ciento del agua que se extrae del subsuelo en la región. Pozos clandestinos, pozos sin medición, pozos con medición incorrecta, con la corrupta tolerancia y contubernio de la Comisión Nacional Agua.

A pesar de la gravedad del problema, no se ve ningún interés en los organismos operadores de agua de la región en llevar a cabo campañas de concienciación entre los usuarios de consumo humano para cuidar el recurso. Un giro a la perilla  o palanca y brota mágicamente el agua del fregadero, del lavabo, de la regadera. Y ahí seguimos presumiendo que estamos en la cuenca lechera más importante del país, en pleno semidesierto, mientras al acuífero le entran 518 millones de metros cúbicos de agua cada año, pero se le extraen mil 222 millones en el mismo período, más de mil de los cuales se destinan a uso agrícola.