CAFÉ POLÍTICO

0
197

TOÑO, LALO Y ÁLVARO

De cara a la renovación del Congreso del Estado a darse el año que entra, los que están seguros y traen en la bolsa la candidatura son: Antonio Gutiérrez, Eduardo Olmos y Álvaro Moreira. De los 16 candidatos a diputados locales de mayoría (9 son plurinominales para totalizar 25), ellos tres −podríamos decir− están cinchos y sin tocar baranda accederían a la candidatura. Pero en política hay un dicho inexorable que reza: “Del plato a la boca se cae la sopa”. No creemos que a ellos se les caiga en virtud de que son cuadros que han mantenido un intenso trabajo político electoral. Por ejemplo, Toño Gutiérrez viene de una jornada electoral que aunque perdió contra Jorge Zermeño, desplegó una excelente campaña. Si hubiese sido otro su contrincante, Gutiérrez Jardón hubiese pasado por encima de el. Cabe destacar que Toño es contador público con maestría en Alta Dirección por el Colegio de Graduados en Alta Dirección. Asimismo, ha cursado diferentes diplomados y especialidades en Comercio Internacional y en Comunicación. Fue presidente de la Cámara de Comercio de Torreón y a nivel nacional Vicepresidente de Comercio Exterior. Además se desempeñó como Presidente de la Fundación Colosio en esta ciudad. Sin duda una de las mejores cartas a jugar por parte de su partido.

DULCE PEREDA

Ahora bien, en el sector público Gutiérrez Jardón tuvo buen desempeño como Secretario de Desarrollo Económico, Competitividad y Turismo del Estado, en donde acentuó acciones que llevarían a posicionar a Coahuila como la tercera entidad que más aportó en Desarrollo Económico de México, así como ser uno de los principales destinos de inversión en el país con la llegada de nuevas empresas. Toño es uno de los regidores más combativos. Sin apasionamientos, que lo único que ocasiona es perder la cobertura de la realidad, Toño coordina a los ediles del PRI en ese cuerpo colegiado. Y sin apasionarse como lo hace con regularidad Dulce Pereda que dicho sea de paso, ha dedicado más tiempo a promoverse para diputada, que atender a la gente que acude en su búsqueda a plantearle algún problema. Casos hay bastantes, como gestorías no cumplidas ante las diversas áreas de la administración y que la polémica Dulce a los peticionarios solo les da atole con el dedo, en el mejor de los casos. O de plano no les regresa las llamadas o no les contesta el teléfono. O sea, como que esta mujer tenía (tiene) solo intereses personales.

TAMAÑOS BIEN PUESTOS

Por su parte Eduardo Olmos, que si bien es cierto fue un alcalde cuestionado, también es cierto que dio buenos resultados en materia de seguridad, obra y empleo.  En la lacerante ola de inseguridad que le dejaron, Olmos se fajó los pantalones y con los tamaños bien puestos, enfrentó la enorme ola delictiva que le heredó el hoy diputado petista José Ángel Pérez Hernández, considerado por muchos como “el peor de los peores”. Ok. Las pitonisas confirman pues que a Lalo se le tiene reservada la Presidencia de la Junta de Gobierno del Congreso del Estado. De esa forma Olmos sería un factor importante en la gobernabilidad de Coahuila. Y vaya que el exalcalde tiene colmillo más que retorcido para desempeñar esta clase de trabajos. Vamos, también por ahí es.

UN MAL NECESARIO

En cuanto al saltillense Álvaro Moreira, al seno del PRI se le considera un mal necesario. El apellido –que tanto le pesa y que lo carga como el Pípila–, no le ayuda mucho. Pero si alguien sabe de temas electorales es él. Y vaya que ha trabajado al seno del PRI durante muchos años, por lo que se le considera un viejo lobo de mar. Álvaro es quien maneja la estructura priistas en la capital del estado y en mucho apoyo la campaña del hoy alcalde Manolo Jiménez. De ahí que también él como Lalo y Toño, serían (serán) los amarrados rumbo al Parlamento Coahuilteca.

PRÓXIMOS COLABORADORES

A justo 20 días para que Marina Vitela asuma el poder como Presidente de Gómez Palacio (se dice y escribe Presidente, no presidenta), se barajan varios nombres de quienes ocuparían algunas carteras en la próxima administración. Nos confirman que Marina, Juan y Omar ya regresaron de dónde andaban y que vienen cargados de muchas pilas para iniciar con el pie derecho el nuevo gobierno municipal. Por ejemplo, se asegura que Cuauhtémoc Estrella González será el Tesorero Municipal. Él es primo de la expanista Liliana Estrella, quién podría ir como Directora del Instituto Municipal de la Mujer (IMM). Vale recordar que Liliana declinó poco antes de la elección como aspirante a la candidatura entrando a su relevo Claudia Galán. Por su parte el abogado Zuriel Rosas que fue el que manejó las redes de abogados de Marina, iría a la Secretaría del Ayuntamiento; y si mal le va sería el Director Jurídico del municipio. Karol Wojtyla Martínez Hernández (muy católico por cierto) sería el Oficial Mayor del Ayuntamiento. Por su parte el CP Carlos Rosales podría cobrar como próximo Contralor o Director de Ingresos o de Egresos. En Comunicación Social anote, amarrada, a Teresa González. Así las cosas pues… Por mientras.

ELECCIÓN DEL PRI

Este lunes se celebraron dos eventos de trámite por así decirlo. La elección del PRI  a nivel nacional y que seguramente ganó la fórmula de Alejandro “Alito” Moreno (campechano) y Carolina Viggiano (hidalguense). No hubo sorpresas ya que esta fórmula fue apoyada por todos los gobernadores del tricolor salvo Claudia Pavlovich (Sonora) ya que esta mujer es del establo político de Manlio Fabio Beltrones. Otro político que el PRI le dio todo lo que tiene (su hija es senadora de la república) y que ahora le tira patadas al pesebre al igual que el exgobernador Rogelio Montemayor. Mal ambos por ingratos y malagradecidos. Perdieron Ivonne Ortega, exgobernadora de Yucatán a quien le sacaron los trapos al sol de actos de corrupción. Como que para tener la lengua muy larga, hay que tener la cola muy corta. Y ella se aventó como el borras, a lo tontejo ya que la exhibieron públicamente y de muy fea manera. Otro perdedor es Ulises Ruíz, también manchado por un pasado lleno de corrupción e inseguridad cuando se desempeñó como gober de Oaxaca. Por cierto, algunos coahuilenses cayeron en el error de apoyarlo. Ahora Alejandro Moreno y Carolina Viggiano manejarán las riendas del PRI. Y si quieren que su partido no termine de irse al despeñadero, lo primero que tienen que hacer es impulsar cuadros jóvenes de gente no maleada y sin compromisos. Cabe destacar que el PRI ha perdido bastantes elecciones porque los perfiles son los mismos y además manchados por fuerte corrupción.

LE SIGUE LLOVIENDO A PEPE NACHO

Por el lado de enfrente, el PAN. En Coahuila se renovaron las presidencias de los comités municipales. En Torreón tampoco la jornada tuvo chiste porque al igual que el PRI, fue la misma faramalla; la misma gata pero revolcada. En el blanquiazul se manejó una sola planilla de “unidad”, lo que estuvo peor. Cabe señalar que pocos panistas fueron a votar por el señalado primer regidor José Ignacio García Castillo, auténtico placateniente –de siete suelas– sobre quien pesan tres quejas, denuncias y querellas ante la CDHEC, la Contraloría Municipal y la Fiscalía General de Justicia. Tan polémica ha sido la actuación de Pepe Nacho, que propios y extraños están exigiendo su renuncia a la primera regiduría porque por razones lógicas, no podrá con los dos  paquetes. Ni que fuera Superman. Además, por si fuese poco, un grupo de panistas encabezado por un tal Luis Jaime (destacado empresario con negocios en Torreón y en Dallas, Texas: Guantes Hitman) se le fue a la yugular a García Castillo. Horas después Luis Jaime subió otro mensaje a las redes (Facebook) en donde señala textualmente: “Cualquier publicación hecha en mi nombre hacia algunas personas, es totalmente falso, no he hecho ninguna publicación, no fui yo”. Ello nos hace recordar al moreno Luis Fernando Salazar Fernández, que una vez que le echó la viga al entonces candidato presidencial panista Ricardo Anaya Cortés, a la hora de subir el mensaje reculó y lo borro. El caso es que los mensajes de Luis Jaime (sobre todo el primero) le dio la “vuelta al mundo” ya que mucha gente lo guardó “para lo que se pudiese ofrecer”. Es decir, a Pepe Nacho le sigue lloviendo sobre mojado. Cuando no es uno, es otro. En fin.