CAPITALES

0
192

FRANCISCO TREVIÑO AGUIRRE

 El impacto económico del cambio climático 

Los desastres relacionados con el clima le han costado al mundo $650 mil millones de dólares en los últimos tres años, según un informe de Morgan Stanley.  Mientras los gobiernos y las corporaciones están tomando medidas para mitigar los impactos del cambio climático, Morgan Stanley dice que las empresas privadas deben considerar prepararse para un mundo dominado por eventos climáticos más frecuentes e intensos, el aumento del nivel del mar, los cambios en la agricultura y la propagación de enfermedades infecciosas. Esos resultados tendrán un efecto desigual en todas las industrias, aumentando los riesgos para algunos y creando oportunidades para otros. El banco de inversión advierte que la situación solo puede empeorar, señalando que los daños asociados con el calentamiento global podrían sumar un total de $54 billones para 2040, según un panel de las Naciones Unidas compuesto por los mejores científicos del clima del mundo. Estados Unidos está llevando la peor parte del costo del cambio climático en la economía. Morgan Stanley dice que los desastres relacionados con el clima como los huracanes y los incendios forestales le han costado al vecino País del norte $415 mil millones, lo que equivale al 0.66 por ciento de su Producto Interno Bruto. Después de Estados Unidos, los países asiáticos están más expuestos al costo de los desastres climáticos, absorbiendo $180 mil millones en daños económicos, equivalentes al 0.24 por ciento del PIB regional.  Las costas del Golfo y Este de Estados Unidos, China y Filipinas, también corren el mayor riesgo de aumento del nivel del mar y eventos climáticos catastróficos. Los cambios en las condiciones agrícolas también tendrán un gran impacto en partes de Norteamérica y Asia, además de Europa y América Central. La propagación de enfermedades infecciosas es motivo de gran preocupación para África, América Latina y otras regiones en desarrollo. En el corto plazo, Morgan Stanley considera que el cambio climático plantea riesgos de interrupciones negativas para una docena de sectores, desde la agricultura hasta la producción de petróleo y gas. Solo los sectores de bienes de capital, venta minorista y maquinaria de construcción, podrían obtener beneficios a corto plazo de esas situaciones. A largo plazo, se observan cambios estructurales que afectan negativamente a otros sectores, incluidas muchas de las industrias que también enfrentan obstáculos a corto plazo. El sector inmobiliario, el de entretenimiento y el comercio minorista también están en la lista. Otros sectores como la industria automotriz, la biotecnología, el sector médico y farmacéutica, los seguros, la minería y los servicios públicos, podrían encontrar oportunidades en el cambio estructural. Hoy por hoy, los cuatro vectores principales que Morgan Stanley identifica: aumento del nivel del mar, eventos climáticos, cambios en la agricultura y enfermedades infecciosas afectarán a los sectores de diferentes maneras. Por ejemplo, se espera que el aumento del nivel del mar perjudique el valor de las propiedades inmobiliarias costeras y altere las cadenas de suministro para las importaciones y exportaciones que se llevan a cabo por vía marítima.

Twitter: @pacotrevinoa

email: [email protected]